Imprimir Enviar

Yasuní ITT y Universidad IKIAM se unen para la investigación y el desarrollo

Quito (Pichincha).- Yasuní ITT y el Ministerio Coordinador de Conocimiento y Talento Humano firmaron hoy un convenio de cooperación interinstitucional académica, que incluye la participación de la Universidad Regional Amazónica IKIAM como aporte científico a escala nacional.

El objetivo del convenio es juntar esfuerzos para promover la investigación científica, como base de las acciones de conservación y uso inteligente de los recursos naturales de nuestra Amazonía.

El interés de las dos Instituciones es que en la región amazónica se formen núcleos de conocimiento que aporten al desarrollo sustentable, mediante la preparación de estudiantes que puedan asumir el formidable reto que significa la explotación inteligente de los recursos naturales y la conservación ambiental.

Tania Lozada, gerente del proyecto IKIAM, expresó su complacencia por la firma de dicho documento que une a dos grandes iniciativas del Gobierno Nacional en pro de la conservación y el uso inteligente de los recursos naturales y la investigación.

Este acuerdo establece el marco a utilizarse para –en un futuro- trabajar en un proceso de afianzamiento de la Iniciativa con el aporte de IKIAM al desarrollo del país con la participación de entidades extranjeras.

Ivonne Baki, secretaria de Estado para la Iniciativa, manifestó que esta alianza permite descubrir académica y científicamente el Yasuní ITT, como un laboratorio nacional para el mundo. Mientras tanto, Augusto Espinosa, ministro de Conocimiento y Talento Humano, explicó que la firma del convenio también tiene como meta que la Amazonia inicie su carrera hacia la producción de conocimiento y la investigación científica. “Potencialmente como universidad seríamos beneficiarios de los recursos que se recaudan de la Iniciativa”, acotó.

La meta central de la Iniciativa Yasuní-ITT consiste en no explotar el bloque petrolero Ishpingo-Tambococha-Tiputini en el Parque Nacional Yasuní, con el fin de conservar la biodiversidad, evitando la emisión de 407 millones de toneladas de CO2 en la atmósfera.

Ecuador solicita a la comunidad internacional, bajo el principio de corresponsabilidad, una compensación equivalente de al menos $3.600 millones, es decir, la mitad de lo que el país obtendría de la explotación de dichos yacimientos.

Estos recursos serán destinados para el cambio de la matriz energética; la conservación efectiva de las áreas protegidas; la reforestación de un millón de hectáreas de bosques; el aumento de la eficiencia energética; el desarrollo social en las zonas de influencia de la Iniciativa; y, la investigación y desarrollo tecnológico.

Hasta el momento, la Iniciativa Yasuní ha recaudado $330 millones, provenientes de 19 países y 20 organizaciones internacionales. Este año la meta de recaudación es obtener $244 millones adicionales.

IKIAM por su parte, tiene ya listo sus estatutos académicos, mallas curriculares y espera por su pronta promulgación para convertirse en uno de los proyectos más importantes, ambiciosos y estratégicos del Estado Ecuatoriano, como un centro de estudios superiores de excelencia y categoría mundial ubicado en la Amazonía. SD/El Ciudadano