Saltar al contenido principal

Unesco entregó a Ecuador galardón por logros en alfabetización

En el marco de la conferencia por el Día Internacional de la Alfabetización, que se llevó a cabo en Dacca (Bangladesh), Ecuador recibió este lunes el premio Rey Sejong por su excelencia e innovación en este ámbito educativo.

“Este reconocimiento que recibimos hoy lo entendemos como un reconocimiento al esfuerzo de más de 5.000 docentes ecuatorianos que trabajan para hacer realidad la erradicación del analfabetismo en nuestro país”, destacó en su discurso el ministro de Educación, Augusto Espinosa, al recibir el galardón de manos de la directora General de Unesco, Irina Bokova.

Ecuador se hizo acreedor al premio  por el proyecto de Educación Básica  para Jóvenes y Adultos (EBJA), que ha beneficiado a más de 325.000 personas de todo el territorio nacional, desde 2011.

Los inicios del proyecto se remontan al año 2010, cuando se determinó, a través del censo de población y vivienda, que en el Ecuador aproximadamente 680.000 personas mayores de 15 años no sabían leer ni escribir. La meta que se planteó fue alfabetizar a 278.000 ecuatorianos.

A parti de entonces el Ministerio de Educación estableció 3 diferentes metodologías: “Dolores Cacuango”, que rescata  la interculturalidad, promoviendo la alfabetización en las lenguas ancestrales de los pueblos y nacionalidades indígenas; “Manuela Sáenz”, que llega a sectores con necesidades educativas especiales como habitantes de zonas fronterizas o personas privadas de la libertad; y “Yo sí puedo”, que se trabajó con la colaboración de la República de Cuba.

Al 2013, EBJA superó la meta planteada, llegó a más de 325.000 personas.

El ministro Espinosa señaló que obtener este reconocimiento implica “asumir mayores responsabilidades sociales”, pues ahora hay que pensar en la post alfabetización. “También conlleva la necesidad de transmitir nuestra experiencia a todos aquellos países que quieran hacer una gestión similar”, añadió.

A más de Ecuador, la Unesco premió las iniciativas de Sudáfrica, Algeria, Burkina Faso y España, que han contribuido de forma invaluable a promover la alfabetización y la educación en sus países. /El Telégrafo