Saltar al contenido principal

“Solo unidos enfrentaremos a la restauración conservadora”

Quito (Pichincha).- Los líderes de aproximadamente 35 organizaciones políticas de más de 20 naciones participaron de la conferencia magistral que dictó el Presidente de la República, Rafael Correa, que abordó la necesidad de consolidar la unión progresista para poder hacer frente a la restauración conservadora que se ha fraguado no solo en Ecuador, sino en la región.

Esto se dio en la inauguración del evento Encuentro Latinoamericano Progresista ELAP 2014, al que asistieron más de 100 invitados especiales entre expresidentes, líderes y representantes de partidos y movimientos políticos de izquierda de América Latina y Europa, en el Teatro Nacional de la Casa de la Cultura.

“Nos encontramos para soñar en un futuro de unidad y Buen Vivir”, dijo el Presidente, quien disertó además sobre el renacimiento de la Patria Grande, la integración y la necesidad de fortalecer el progresismo.

Detectó una vez más los problemas que ha tenido la globalización neoliberal como el excesivo protagonismo del capital y el mercado sobre las grandes mayorías.

Por esto, analizó que el gran desafío de la humanidad está en lograr la supremacía del ser humano sobre el capital, liberándolo del control de una noción de mercado sobre la sociedad en su conjunto. “Solamente con la justicia lograremos la verdadera libertad, pese a los intentos de los medios de comunicación que han tenido la habilidad de vincular su actividad privada y mercantilista con el concepto de la libertad de expresión”, acotó.

Los medios son el principal instrumento de nuestras élites para establecer la hegemonía popular, analizó, citando al pensador Gramsci, puntualizando que se requieren cambios en las relaciones de poder en una sociedad para que se alcance la equidad.

Habló sobre el neocolonialismo que impera en la Organización de Estados Americanos y su sede en Estados Unidos, al igual que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual –recordó- no ha ratificado ningún instrumento de derechos humanos. ¿Por qué tenemos que discutir nuestros problemas en Washington?, se preguntó el Mandatario, rechazando -una vez más- el criminal bloqueo a Cuba como el mayor atropello al derecho internacional y derechos humanos.

Criticó y rechazó los tratados de protección recíproca de inversiones, otro instrumento de neocolonialismo cuyo papel ha puesto en agenda regional la necesidad de organizar a las naciones de la región para enfrentar los abusos de las transnacionales.

En este contexto, manifestó que la integración como mecanismo de crear otros espacios como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (C ELAC) para procesar los propios conflictos regionales.

“Demasiada acción colectiva mata al individuo, pero demasiado individualismo mata a la sociedad”, reflexionó al analizar los tópicos del socialismo clásico frente al socialismo del siglo XXI y la necesidad de buscar un camino con eficiencia.

Acerca de la restauración conservadora, el jefe de Estado habló de la estrategia de crear conmoción social para hacer caer los Gobiernos progresistas en lo que denominó “golpes blandos”, ante lo cual llamó a estar atentos frente a la reacción de la derecha que ha superado el aturdimiento pos neoliberal.

En esta trama entran organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación.

En el segundo día de esta jornada progresista se prevé una plenaria con la exposición de cada líder invitado. Ellos expondrán sus puntos para obtener una declaración final del encuentro.

La ELAP 2014 se clausurará el martes 30 de septiembre con una velada libertaria y cultural en la Plaza San Francisco desde las 18:00. Allí estará la Sinfónica Nacional, además de grupos culturales y artísticos. El evento contará con la presencia del Presidente Rafael Correa, quien socializará la declaratoria latinoamericana de las 35 organizaciones políticas.

Entre los invitados especiales están los principales exponentes de la izquierda latinoamericana y europea, como dirigentes de La Cámpora (el movimiento argentino que acaba de postular a la presidencia a Máximo Kirchner), del Partido de los Trabajadores (que en Brasil promueve la reelección de Dilma Rousseff) y del Frente Amplio (que en Uruguay trabaja en el regreso al poder de Tabaré Vázquez), entre otros.

Entre los representantes y asistentes están Clara López, del Polo Democrático Alternativo (Colombia), Alberto Anaya, del Partido del Trabajo (México), Manuel Zelaya, expresidente de Honduras; Hugo Cabieses, del Partido Socialista de Perú; Roberto Conde, del Frente Amplio de Uruguay; Ana Elisa Osorio, del Partido Socialista Unido de Venezuela; Dolores Padierna, del Partido de Revolución Democrático de México; Eva Golinger y el comunicador social Antoni Gutiérrez Rubí, de España, además de los académicos Martha Harnecker y Atilio Borón. /SD El Ciudadano.