Imprimir Enviar

Se evidencia entreguismo a Chevron de ciertos Gobiernos

Quito (Pichincha).- En el año 2004, el Gobierno de Lucio Gutiérrez avaló la suscripción del Convenio de Cooperación Interinstitucional entre la Texaco Petroleum y la Cuarta  División del Ejército Amazonas, con la finalidad de dotar de una vivienda en el país a los ejecutivos de la petrolera multinacional, mientras duraba el juicio impuesto por las comunidades amazónicas por contaminación ambiental.

Durante la realización del Enlace Ciudadano 339, el Presidente Rafael Correa fustigó esas actitudes “entreguistas” de los gobiernos anteriores, en los cuales se disminuía la soberanía nacional a favor de los intereses de las empresas multinacionales domiciliadas en el hemisferio norte.

El convenio, fechado el 24 de marzo de 2004, incluye el mantenimiento de la vivienda y la entrega ya dotación de servicios básicos para los personeros de la petrolera, dentro de un cuartel militar. “Mientras los amazónicos demandaban a Chevron, el Gobierno de Lucio Gutiérrez les entregaba hasta una vivienda en la Amazonía. Una casa para que vengan los acusados, los ejecutivos de Texaco, a defenderse. ¡Qué vergüenza!”, dijo el Primer Mandatario.

La demanda contra Texaco-Chevron inició en 1993, cuando 88 ecuatorianos presentaron ante una corte federal de Texas una demanda por daño ambiental, demostrable con pruebas fácticas. En 1994, el mismo grupo presentó una demanda ante tribunales de Nueva York. Finalmente, el juicio fue traído al país y se definió en la Corte provincial de Sucumbíos.

Se trataba de un litigio privado, sin embargo, Chevron -con su multimillonario aparataje de defensa, estipulado en 400 millones de dólares y 900 abogados- ha evitado la sentencia por 18.000 millones de dólares a favor de las comunidades afectadas por la contaminación ambiental y, sobre todo, ha intentado vincular al Gobierno en ese juicio.

Para el Primer Mandatario, Chevron ha empezado una campaña de desprestigio contra Ecuador a escala internacional. Sin embargo, el país defenderá su dignidad y prestigio del abuso de las transnacionales.

“No vamos a permitir que se desprestigie el sistema de justicia, que se desprestigie el país. No nos hemos involucrado en el juicio, pero sí podemos tener una opinión como Gobierno. Y nuestra opinión es que Chevron contaminó la Amazonía”, acotó el Jefe de Estado.

En ese contexto, el Gobierno de Ecuador presentó al mundo la campaña denominada la “mano sucia” de Chevron, que busca informar a la opinión pública internacional sobre la existencia de piscinas, nunca operadas por Petroecuador, que fueron abandonadas por la Texaco (hoy Chevron), donde las personas meten la mano y sale la mano sucia, la mano negra, por el petróleo y la brea.

Durante las últimas semanas, varios intelectuales, artistas, cantantes y gobiernos de América Latina han expresado su respaldo al Gobierno Nacional ante los intentos de Chevron para deslegitimar al país y, así, evitar pagar por los daños ambientales en la Amazonía. DEO/El Ciudadano