Saltar al contenido principal

Rafael Correa flameó la Bandera patria a 5126 metros de altura

Con un mensaje profundo: “Nada es imposible si nos lo proponemos”. Tras sorber un poco de aire, esa fue la primera expresión del Presidente Rafael Correa Delgado, segundos después de haber coronado el Illiniza norte.

Rafael Correa Delgado llevó hasta lo más alto del Illiniza su gran amor por la patria, y con la tricolor en mano en aquella mañana de domingo con un viento gélido dijo: “Por la patria, cada vez más, a conquistar cumbres más altas y difíciles”, mientras nuestro símbolo patrio lucía su esplendor soberano.

El Mandatario se trasladó hasta el sector denominado La Virgen, iniciando su ascenso a las 16:00, dos horas después habría cumplido su primer objetivo: llegar a 3200 metros del Illiniza, sitio donde se encuentra el refugio de los andinistas.

Allí, rodeado de un bello paisaje, donde el único ruido que retumbaba era el del viento que soplaba en todos los sentidos y al que se sumaba el de las aves montañeras que acompañaron a Rafael Correa mientras caminaba reconociendo el sector.

El objetivo estaba en su punto más difícil, faltaban 1926 metros; a las 09:30 del domingo con paso firme el Presidente de los ecuatorianos, conquistó el Illiniza. Agitado y cogiendo aliento, el Primer Mandatario tomó la tricolor en sus manos para flamearla como símbolo de libertad y soberanía, demostrando que “nada es imposible si nos lo proponemos”.

Así, Rafael Correa se convirtió en el primer Jefe de Estado de la región –y quizá del mundo- en haber coronado una montaña de más de 5 mil metros.

La única autoridad pública que tiene mención sobre actividades de ascenso se encuentra en México. Martín Hernández Balderas, candidato del PAN al Senado de la República, durante su campaña por el estado de Jalisco, ascendió al pico del Nevado El Colima (4339 m). Esto tuvo como contexto que el candidato fue deportista. / Alejandro Álvarez