Saltar al contenido principal

Presidente Correa: “El cambio del injusto orden mundial recae en los ciudadanos del primer mundo”

Moscú (Rusia).- El Presidente de la República de Ecuador, Rafael Correa, señaló que las contradicciones inherentes al sistema capitalista neoliberal pueden llevar a la transformación del actual orden mundial. En ese escenario, los ciudadanos del primer mundo serán los actores fundamentales del cambio en el orden mundial.

Para el Jefe de Estado, el cambio de paradigma global podría caracterizarse por una toma de conciencia ciudadana sobre los peligros que acarrea el actual orden mundial, una vez que se den cuenta que ellos también son víctimas del imperio del capital. Así lo expresó durante su entrevista en Russia Today.

“No se han dado cuenta antes (los ciudadanos) porque los frutos del progreso daban una buena parte para los seres humanos, (pero) cuando viene la crisis esos recursos se vuelven escasos y vienen las tensiones políticas”, dijo. Por ejemplo, los europeos que ahora asumen la crisis económica, principalmente inmobiliaria, porque el capital intenta salir indemne de los dilemas financieros.

“Por ahí hay una esperanza de cambio de ese injusto orden mundial donde el que predomina es el capital sobre los ciudadanos. Desde Ecuador, esperamos proteger a nuestro pueblo de ese injusto orden mundial, y para eso necesitamos la integración latinoamericana”, señaló el Presidente.

Indicó también que la muestra más visible del imperio del capital son los dólares, y una de las estructuras de poder más importantes para someter a nuestros pueblos son los centros de arbitraje internacionales, “donde cualquier transnacional puede llevar a los tribunales a los Estados soberanos, siempre en función del capital”.

En ese contexto, el Presidente recordó lo acontecido con el fallo favorable a la Oxy por parte del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, en el cual se le obliga al Estado ecuatoriano a indemnizar a esa petrolera por un monto aproximado de 1.770 millones de dólares por la declaratoria de caducidad del contrato de participación para la exploración y explotación del bloque 15.

Además se refirió a la petrolera Chevron-Texaco que intenta endilgar un juicio por 19.000 millones de dólares al Ecuador por la contaminación que la propia transnacional ocasionó en la Amazonía ecuatoriana entre 1964 y 1990, mediante un tribunal distrital de La Haya.

El Primer Mandatario reiteró la necesidad de crear centros de arbitraje regionales a nivel de Unasur, con la finalidad de erradicar los abusos de las transnacionales que, por ahora, se defienden en cortes y tribunales que favorecen al gran capital. DEO/El Ciudadano