Saltar al contenido principal

Presidente Correa critica en la CEPAL la injusta división internacional del trabajo (AUDIO)

Santiago (Chile).- Ante cientos de asistentes que se congregaron en el auditorio de la sede de la sede de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), el Presidente Rafael Correa expuso los logros  realizados en estos últimos siete años en Ecuador  en materia política, social y económica. De igual forma,  las restricciones internas y externas que obstruyen el proceso de cambio.

En el templo del pensamiento económico latinoamericano creado en 1948, el Primer Mandatario señaló que la inequidad es consecuencia de las perversas relaciones de poder.

Sin embargo, precisó que Ecuador ha tomado otro rumbo frente a lo establecido, transformando el poder al servicio de las grandes mayorías, a través de procesos  profundamente democráticos; y así, llegar a situarse en uno de tres  países latinoamericanos que más ha reducido la pobreza, de 37.6% a 25.6%, “valores todavía intolerables”.

Asimismo, recordó que se tiene una economía muy dinámica, con un crecimiento promedio de 4,3% para el período 2007-2013.

Estos resultados han sido posibles, gracias a la estabilidad política que ahora existe en el país, contrastado a la triste y larga noche neoliberal en la que la nación llegó a tener hasta siete presidentes,  en 10 años, reseño Correa.

Además, precisó que las transformaciones efectuadas son producto de los cambios en las relaciones de poder. “En Ecuador ahora manda el pueblo ecuatoriano”.

En este proceso, subrayó  es necesario analizar como una línea de acción al sector indígena pues si bien ha sido víctima de años de exclusión e injusticia, no los exime de autocrítica.

De igual forma, señaló al paternalismo y la eterna victimización de este sector como elementos contraproducentes para su desarrollo.

Las restricciones externas para no avanzar en la consolidación del Buen Vivir fueron tópicos abordados por el Jefe de Estado.”La geopolítica mundial condiciona el cambio estructural de los países en vías de desarrollo”.

Explicó que existe una injusta división internacional del trabajo que se pretende imponer. Puntualizó que ahora el conocimiento ha sido privatizado por los países desarrollados, mientras que, los países pobres generan bienes ambientales de libre acceso.

“Los mayores contaminadores globales no pagan absolutamente nada por consumir nuestros bienes ambientales” explicó el Gobernante.

En otro tema, precisó que es necesario contar con organismos propios de derechos humanos pues es inadmisible que la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tenga sede en un país que no es Estado parte del Sistema de Derechos Humanos y que no ha ratificado el Pacto de San José.

Criticó que la CIDH se haya convertido tan solo en el eco del mayor poder fáctico mundial: el poder mediático con sus serias deficiencias éticas sumado a su descarado involucramiento en política.

Finalmente, consideró que para afrontar esta serie de obstáculos que impiden que los procesos de cambio avancen en América Latina es necesario la unidad e  integración de los pueblos para alcanzar nuestra segunda y definitiva independencia. JV/El Ciudadano