Saltar al contenido principal

Para el Mandatario la inmensa mayoría apoya la fiesta del Mundial

Sao Paulo (Brasil).- Durante el diálogo con Diego Armando Maradona y Víctor Hugo Morales en el programa De Zurda, abordar el tema de las protestas por el Mundial de Fútbol en Brasil fue inevitable.

“¿Cómo estaba Dilma (Rousseff)?”, preguntó Maradona al Mandatario quien contestó: “Bien, bien. Bien entusiasmada”.

Recordó que las encuestas siempre dijeron que la inmensa mayoría del pueblo brasileño apoyaba la fiesta del mundial. Y aunque dijo que no quería insmiscuirse en temas internos de Brasil, aseguró que su presencia en la inauguración del Mundial era también para respaldar a la Presidenta brasileña Dilma Rousseff.

“Nuestro abrazo y solidaridad a Dilma que ha tenido que enfrentar problemas los últimos días”, dijo al tiempo de señalar que a su parecer las protestas eran injustas.

Elogió la figura de Rousseff de quien  dijo “es un ejemplo, una referencia, una mujer de una trayectoria extraordinaria”.

“El problema de estos reclamos es el propio éxito del Partido de los Trabajadores (porque) Brasil ha disminuido la desigualdad impresionantemente, ha disminuido pobreza, ha crecido la clase media y hay nuevas exigencias, nuevas demandas, nuevas expectativas. Antes tal vez se pedían más escuelas ahora se piden mejores escuelas; antes se pedían más hospitales ahora se piden mejores hospitales. Quizá se está despertando esa exigencia de esa nueva clase media, en buena hora, pero reconociendo todo lo que ha hecho Dilma, Lula, el Partido de los Trabajadores”, analizó el Mandatario.

Para Correa “lo que ha logrado el Partido de los Trabajadores en Brasil es histórico e impresionante. Decenas de millones de personas han salido de la pobreza (por eso) la clase media ha crecido impresionantemente, pero insisto, eso también genera nuevas demandas y expectativas”.

Reiteró su solidaridad con Dilma Rousseff y culminó el tema con una reflexión: “quienes empiezan la protesta, como de costumbre, es la ultra izquierda, esa izquierda supuestamente radical, esa izquierda del todo o nada que es la mejor aliada de la derecha”. CCN / El Ciudadano