Saltar al contenido principal

ONU debe exigir a EE.UU. el cese del espionaje global: Canciller Patiño

Quito (Pichincha).-“La vigilancia global, masiva, discrecional, sin límites, debe cesar”, así lo señaló el Ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, Ricardo Patiño durante su intervención en el debate abierto sobre “Cooperación entre las Naciones Unidas y las Organizaciones Regionales y Subregionales en el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad Internacional” que se desarrolla en Nueva York.

El Canciller además expresó el respaldo pleno del Ecuador a la petición del Gobierno boliviano a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, para que realice una exhaustiva investigación sobre el trato injustificable sufrido por el Presidente Evo Morales, en su viaje desde Moscú a la Paz.

“Estados Unidos no solo vigilaban a los Estados no afectos, ahora sabemos que todos –absolutamente todos- deudores y acreedores, amigos y enemigos, Sur y Norte, somos considerados sospechosos habituales por las autoridades de los Estados Unidos de América. Ahora sabemos que nuestras comunicaciones están permanentemente infiltradas por ellos”, recordó el Canciller Patiño en el seno de la ONU.

En ese sentido, manifestó que aunque no se conoce si Edward Snowden volverá a filtrar alguna vez información relacionada con las actividades de espionaje del gobierno norteamericano, “las heridas abiertas por estos acontecimientos merecen ser evaluadas dentro de los principales foros multilaterales”.

Para el jefe de la diplomacia ecuatoriana este tipo de sucesos han rebasado los límites marcados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos y han dado paso a reavivar el debate sobre el derecho de asilo que tienen todos los seres humanos, principio consagrado en el Derecho Internacional, así como la facultad que tiene cualquier Estado soberano de concederlo.

Asimismo, fue enfático al cuestionar los evidentes desequilibrios entre las naciones, pues “los Estados Unidos, como cualquiera de nuestros países, tienen la necesidad de atender demandas relacionadas con su seguridad nacional, pero estas no deben afectar los derechos de las personas, ni la soberanía de otras naciones.

“Deben fijarse límites, Sin embargo, estamos ahora mismo ante la evidencia de que el límite –cualquier límite que pudiera existir- se ha esfumado. La seguridad nacional de los Estados Unidos ha sido elevada por encima de todos los valores morales universales”, comentó. Cancillería