Imprimir Enviar

“No hay nación en América Latina que se transforme rápidamente como el Ecuador”

Quito (Pichincha).- “Quito, Ecuador, Latinoamérica declaro inaugurado el aeropuerto Mariscal Antonio José de Sucre”. Esta emotiva frase cerró el discurso del Presidente Rafael Correa en la apertura de una de las obras estratégicas para el desarrollo nacional.

Hoy, a las 11:50, para el mundo entró en funcionamiento el nuevo aeropuerto de Quito. Gracias a esta megaobra, la capital de los ecuatorianos tiene una terminal aérea de las mismas condiciones que Nueva York, Sao Paulo o Buenos Aires. Además, se convertirá en una herramienta para potenciar el comercio, las exportaciones, el turismo y otras actividades económicas en beneficio de no solo de la ciudad sino de todo el país.

El Mandatario fue claro en su discurso: no hay nación en América Latina que se esté transformado tan rápidamente como Ecuador. Las evidencias son contundentes nuevas hidroeléctricas, una red vial y de puentes en óptimas condiciones, la refinería del Pacífico, las nuevas universidades, centros hospitalarios, escuelas de milenio y decenas de obras más.

Por eso, para el Presidente Rafael Correa no existió una mejor forma de celebrar el respaldo mayoritario del pueblo en las urnas que con la inauguración del aeropuerto. “Este es el Ecuador de las obras históricas; es el país que venció al derrotismo, al no podemos (…) Somos capaces de todo”.

Este nuevo modelo de gestión se aprecia en la planificación de las obras. El moderno aeropuerto de Quito es parte de una red de terminales aéreas construidas o remodeladas por el Gobierno para potenciar el desarrollo nacional. En este trabajo se han invertido USD 220 millones de dólares.

El Mariscal Sucre fue construido para convertirse en un pilar del desarrollo. Sus condiciones geográficas, de infraestructura y la modernidad de sus equipos pueden convertirlo en un sitio de trasbordo para los viajes continentales. Por eso, se planificó una segunda, tercera y hasta cuarta etapa de construcción que se harán realidad dependiendo del flujo de pasajeros.

Esa idea no es desatinada. La llegada de turistas a Ecuador aumentó en los últimos años. En el 2001 fueron 1,6 millones de viajeros; mientras que año pasado llegaron 1,8 millones. Asimismo, la moderna terminal aérea tiene una capacidad instalada que permite exportar 249 500 toneladas métricas de productos y el antiguo aeropuerto solo podía 135 150 toneladas.

“Un aeropuerto es una herramienta de desarrollo”, explicó el Presidente Correa. “Este es un nuevo tiempo de victoria para los pueblos, que ya no cree en una prensa corrupta, en los falsos revolucionarios, en los demagogos (…) Esta es la patria nueva de millones ecuatorianos que recuperaron la fe y certeza”. CIT /El Ciudadano