Saltar al contenido principal

“Modelo exitoso” socialcristiano no se refleja en exteriores de escuelas fiscales

Portoviejo (Manabí).- A pesar de 20 años de administración socialcristiana, Guayaquil sigue siendo la ciudad más inequitativa del país. En pleno siglo XXI, la ciudad porteña todavía carece de servicios básicos tales como agua potable, alcantarillado y calles asfaltadas.

“Creen que la solución de la pobreza es ocultándola”, criticó el Presidente Rafael Correa, al analizar cómo el supuesto “modelo exitoso” que pregona el alcalde de esa localidad, Jaime Nebot, solo ha beneficiado a la oligarquía guayaquileña.

En cambio en seis años de proceso revolucionario se hace mucho más por Guayaquil y la Patria que los socialcristianos en más de dos décadas. Reprochó que aún así los representantes de la oligarquía porteña pretendan quedarse cinco años más.

De igual forma, aclaró la supuesta pugna entre el Municipio y el Gobierno por la administración de las escuelas fiscales. “Las competencias de las escuelas son nuestras y el alcalde quería meterse sin coordinar y sin planificar”, contó el Primer Mandatario.

Indicó que en cambio lo que le corresponde hacer a esa alcaldía: dotar de alcantarillado, agua potable, recolección de basura, calles asfaltadas para las escuelas, no lo hace.

Por ejemplo, en la escuela República de Filipinas en Los Vergeles las aceras están en mal estado, calles con escombros y sin asfaltar. “Arregle los exteriores de las escuelas que en eso sí tiene competencia”, exigió el Jefe de Estado. JV/El Ciudadano