Imprimir Enviar

Los hospitales del país tendrán los mejores equipos del continente

Sevilla (Azuay).- El Hospital Alberto Gilbert, uno de los más tradicionales de Guayaquil, es una evidencia de la transformación del sistema de salud pública.  Hasta hace pocos años, esta casa de salud era conocida por el maltrato a los pacientes, su infraestructura y equipos deteriorados y un sindicalismo que cayó en la corrupción.

Ahora ese hospital vive una renovación integral. Eso fue demostrado por el Presidente Rafael Correa durante el Enlace Ciudadano desde el cantón azuayo de Sevilla de Oro.

Para el Mandatario, los cambios son evidentes. El primero es la convicción de los médicos extranjeros y nacionales que antes vivían en el exterior y que ahora trabajan en el Alberto Gilbert. “En la visita no hubo nada preparado y una doctora se me acercó a decirme que regresaron a trabajar al Ecuador cuenta con los equipos más modernos de Latinoamérica y del mundo. Esta es la salud de la Revolución Ciudadana (…)”.

El Jefe de Estado confesó que es muy crítico, pero que está confiado de consolidar el proceso irreversible para rescatar nuestros hospitales. En el caso del Albert Gilbert, se han invertido 25 millones de dólares para construir un espacio de más de 29 mil metros cuadrados.

Este cambio estructural también viene de la mano con la adquisición de los equipos médicos con tecnología de punta y con un nuevo sistema de gestión.  En este último punto hay que destacar  que se extendió la hora de atención de los hospitales en beneficio de los pacientes, que ahora son turnos de ocho horas.

El hospital Albert Gilbert es uno de los centros médicos más grande del país, solo comparado con el Eugenio Espejo de Quito. Al terminar su rehabilitación tendrá capacidad para atender 50 000 personas al mes, es decir más de 1 500 cada día.

Está previsto que la renovación integral termine en diciembre de este año. De esta manera, el Gobierno entregará uno de los hospitales más modernos a los guayaquileños, que junto a los hospitales que se construyen en el norte y sur de la ciudad podrán cubrir los estándares internacionales de número de camas hospitalarias por cada 1000 habitantes. CIT /El Ciudadano