Saltar al contenido principal

Los daños irreversibles de Chevron fueron ya denunciados por Contraloría hace más de diez años

Portoviejo (Manabí).- Durante el Enlace Ciudadano 343, el Presidente de la República, Rafael Correa, mostró mediante un trabajo periodístico de investigación, los altísimos daños que la petrolera Chevron-Texaco ocasionó en la Amazonía, y el papel de las autoridades de turno, destacándose especialmente el de la Contraloría.

La supuesta remediación ambiental realizada por Chevron Texaco se cumplió a medias, pues así fue programada desde un inicio, según documentación de la época. Esto recoge un informe de dicha entidad entre mayo de 1995 y agosto de 2001. Con este informe en 2003, el contralor subrogante, Genaro Peña, presentó una denuncia ante la Fiscalía.

Es así que 26 piscinas fueron inspeccionadas en agosto de 2000 y en agosto de 2001. El resultado fue casi la misma condición inicial de contaminación y destrucción debido a la lluvia de la zona cuyo contenido se expandió a esteros y campos.

Sin embargo, el Mandatario citó y recordó el papel de la Contraloría y de Peña, quien en ese entonces ya denunció mediante informe, la falsedad de la supuesta remediación ambiental que nunca efectuó la multinacional. “Hay que reconocer a la gente que honestamente cumple con su deber con la Patria y este informe es hace más de diez años”, acotó.

Una de las conclusiones señaló el documento es que los daños ambientales causados por al patrón tecnológico aplicado por la Texaco en las operaciones hidrocarburíferas son económicamente muy elevados, de difícil y a veces imposible reparación, por lo que el objeto del contrato, únicamente se orienta a remediar una parte de las afectaciones ambientales durante el largo periodo de explotación de la compañía.

En el mismo tema, “No podrán ocultar la verdad, están repitiendo lo que les dice Chevron”, dijo el Presidente a The Economist, el medio de comunicación que ha publicado más de una vez información falsa y claramente alineada con los intereses de la petrolera que contaminó gran parte de la Amazonia ecuatoriana. /SD El Ciudadano