Saltar al contenido principal

La revolución en América se profundizará con eficiencia para atender a la ciudadanía

Quito (Pichincha).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ratificó su compromiso para unir a la Patria Grande. Lo hizo en una entrevista que concediera a la cadena Telesur, esta mañana.

“La consolidación de las revoluciones sociales en América Latina es clave entender que ahora mandan los pueblos, no el capital (…) El individualismo, que es clave en el capitalismo, destruye a la colectividad, así como la colectividad sin resultados destruye a las sociedades. Por ello es necesario entender que los pueblos están por encima del capital y ahora, en Ecuador y América Latina mandan los pueblos”.

Durante, la entrevista el Mandatario recordó que el apoyo que ha recibido por parte del pueblo ecuatoriano se debe a la eficiencia que se demuestra en el trabajo del sector público. Hay que recordar que hace menos de una década, el Estado ecuatoriano fue fraccionado por una política económica y social que buscó apuntalar el capital y no el servicio social. Y uno de los logros del Gobierno ha sido potenciar los servicios de educación, salud, movilidad, electricidad, nuevas tecnologías de la comunicación para todos los ecuatorianos.

“El pasado 17 de febrero el pueblo habló y lo hizo claro. Entramos en una nueva etapa en la Revolución Ciudadana en la que ahora manda el pueblo, como en Venezuela, como en Bolivia. Vivimos tiempos de soberanía popular, no la soberanía del capital”, afirmó el Primer Mandatario.

En ese sentido, Correa reiteró que para que la Revolución Ciudadana se mantenga, “es necesario cumplirle al pueblo con resultados, con eficiencia”.

“Los poderes fácticos en Ecuador ya fueron destruidos, pero para consolidar la Revolución, es necesario derrotar la entelequia del mercado. Hay que enfatizar la eficiencia, diversificar la matriz productiva, la economía del conocimiento. Nunca hay que olvidar la eficiencia. Por eso tenemos 8 000 jóvenes estudiando en las mejores universidades del mundo”.

Para el Jefe de Estado, el nuevo socialismo debe tener claro que no se debe negar el potencial del mercado en las sociedades, pero que ese poder debe estar en servicio de los ciudadanos. Justamente, ese es uno de los principales logros del Gobierno.

“El mercado como cliente es bueno, pero pésimo como amo y lo estamos viendo en Europa y lo vivimos en América por mucho tiempo. Nuestro deber como gobierno es dominar el mercado”. CIT / El Ciudadano