Imprimir Enviar

La renegociación petrolera deja un beneficio de USD 2.795 millones en el 2012

(Andes).- El informe de gestión 2012 del  Ministerio de Recursos Naturales no Renovables enfatiza tres objetivos: Incrementar la contribución del sector al desarrollo nacional, incrementar la seguridad y soberanía energética y reducir el impacto ambiental y social en las actividades mineras e hidrocarburíferas.

La renegociación de contratos petroleros tuvo en 2012 la consecución de USD 2.795 millones como resultado; un beneficio equivalente a la producción de 40.000 barriles más diariamente, durante los dos últimos años.

Ecuador registró una producción de 184,32 millones de barriles; un incremento de 1,7 millones en relación al periodo anterior. La inversión en exploración y producción sumó USD 2.045,26 millones; un 6,58% mayor a la de 2011.

Con el fin de optimizar la producción de los campos maduros se firmaron los contratos de servicios específicos para Shushufindi-Aguarico y Libertador-Atapacapi, entre ambos, la inversión aumentó a USD 1.678,5 millones. En Sacha se logró un incremento de producción de 50.000 a 64.000 barriles diarios de petróleo.

Se impulsó la Décima Ronda Petrolera, con la suscripción de tres nuevos contratos y una inversión de USD 130,3 millones. También, a finales de 2012, se convocó la Ronda Suroriente, tras  16 años no existir inversiones exploratorias con compañías extranjeras.

En el ámbito minero se firmó el primer contrato de minería a gran escala, para el proyecto Mirador, ubicado en la provincia de Zamora Chinchipe. En diciembre pasado, la empresa Ecuacorriente entregó los primeros USD 40 millones por concepto de regalías anticipadas. Con la vigencia de la nueva estructura del sector minero, solo en 2012, la pequeña minería le dejó al país  regalías por USD 31 millones.

Se han realizado acciones conjuntas con otras entidades, con el fin de erradicar la minería ilegal, esto como política de Estado, ofreciendo a quienes se han dedicado a estas actividades nuevas oportunidades a través de la ENAMI EP.

Se generaron los Decretos 286 y 330, que viabilizan la regulación y capacitación de alrededor de 8.000 mineros, que venían trabajando en forma artesanal.