Saltar al contenido principal

La meta de Santos es que Colombia logre la paz total en diez años

Bogotá (Colombia).- Colombia eligió la promesa de alcanzar la paz como camino político en los próximos cuatro años. Un camino y una necesidad que posibilitará superar un conflicto armado que ha durado casi medio siglo y que para el flamante Presidente se ha convertido en una meta alcanzable en 10 años.

Juan Manuel Santos, quien asume hoy nuevamente la Presidencia de la República de Colombia, enfocó su plan gubernamental precisamente en aquello, sin olvidar temas como la salud, educación y el desarrollo.

La paz es el anhelo más grande de Colombia. Esta nación diversa, ha puesto como su prioridad más urgente este factor que será el punto de partida hacia otros valores como justicia, democracia, solidaridad e integración.

Hoy ha llegado la hora de asegurar para siempre la prosperidad para las nuevas generaciones, dijo Santos, para quien lo importante es querer a Colombia.

Por eso propuso trabajar juntos por un sueño posible. “Una meta con la que todos nos podamos comprometer”: Lograr la paz total en algo más de una década, es decir en 2025.

Es uno de los pilares que mencionó en su discurso, que se complementa con la educación y la equidad social, lo que significa erradicar la pobreza extrema y mejorar notablemente la educación, también en una década.

Recordó que hace cuatro años inició un proceso de paz realista y serio plasmado en la firma del acuerdo general para finalizar el conflicto, que se ha ido fortaleciendo.

“Las guerrillas tendrán que iniciar sin rodeos el proceso para dejar las armas e incluirse en la vida civil”, aseguró firmemente, en medio del compromiso de que los colombianos serán quienes refrenden la última palabra.

Por esto, al posesionarse, Santos fue una canción de paz la que lo acompañó a él y su familia, María Clemencia, su esposa y sus hijos, Martín, María Antonia y Esteban, mientras ingresó por una alfombra roja ubicada desde la Casa de Nariño hasta la Plaza Núñez y el Capitolio Nacional seguidos de una veintena de niños y niñas vestidos de blanco y cantando -también- por la paz.

“Ha llegado la hora no sólo de avanzar en las metas inmediatas, sino la hora de subir la vara y ser más ambiciosos con sus sueños”, dijo, y resaltó a los talentosos futbolistas, Radamel Falcao y James Rodríguez como ejemplo ganador de Colombia.

Palomas blancas adornaron el decorado de las tarimas centrales de la plaza, cuyas edificaciones aledañas lucieron banderas amarillo, azul y rojo, en sus ventanas, contrastando con los cientos de paraguas blancos de los asistentes.

Los paraguas se abrieron tanto en el sol como cuando inició la llovizna, pero quienes acudieron no dejaron de aplaudir al jefe de Estado, varias veces, mientras pronunció un firme y esperanzador discurso dispuesto a transformar Colombia. /SD El Ciudadano