Saltar al contenido principal

La lucha por una verdadera libertad de expresión tuvo eco en La Plata

La Plata (Argentina).- La mirada atenta y los aplausos de miles de jóvenes acompañaron el discurso del Presidente Rafael Correa, quien confirmó el compromiso de consolidar una verdadera democratización de los medios de comunicación, la lucha por la pluralidad de voces y sobretodo por conseguir una verdadera libertad de expresión.

El Jefe de Estado contó a los asistentes todos los ataques que el Gobierno ha recibido por parte de las empresas privadas de comunicación. Estos embates no ocurren solo en Ecuador son parte de una estrategia mediática que se repite en países, donde sus gobiernos han intentado cortar el vínculo entre medios de comunicación, poder económico y presión política.

Por eso, recordó el Jefe de Estado, que los gobiernos de Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador, entre otros han sido calificados de supuestos transgresores de la libertad de expresión; sin embargo lo que han pretendido es terminar con el poder de los conglomerados de las empresas de comunicación, que han articulado una serie de estrategias y mecanismos de unión para mantener su estatus.

En este contexto, es primordial reconocer la verdadera esencia de las empresas de información, que son empresas que han manejado un derecho fundamental como es la libertad de expresión. Por eso, el Presidente Correa reflexionó y pidió a los jóvenes que debatan profundamente si un derecho tan importante como la información debe estar en pocas manos privadas, que buscan consolidar sus intereses económicos y políticos.

También exhortó a los jóvenes de Argentina y del continente para que lideren esta batalla, para que se devele las verdaderas intenciones de los conglomerados de comunicación que en busca de proteger sus intereses, controlan quién puede opinar, quién es acusado o absuelto, crean falsas realidades, destruyen imaginarios de los pueblos. Esta batalla solo la podrán dar los jóvenes que esta tarde le entregaron el premio Rodolfo Walsh, por su lucha en favor de una verdadera democratización de la comunicación. CIT/El Ciudadano