Saltar al contenido principal

Gobierno ratifica su compromiso con los sectores más vulnerables del país

Quito (Pichincha).-  Un momento de confraternidad compartió el Presidente Rafael Correa con adultos mayores y jóvenes betuneros de la calle, que están venciendo el trabajo infantil.

El encuentro  se desarrolló en un sitió emblemático: la estación del tren de Chimbacalle, sur de Quito, reconstruida por el Gobierno de la Revolución Ciudadana.

La Ministra de Inclusión Económica y Social, Doris Solís,  ratificó en este tiempo de solidaridad, el compromiso del Gobierno Nacional para seguir luchando y vencer la pobreza, la injusticia y construir un país solidario.

Una de las misiones de MIES es atender a la población que se encuentra en situación de mayor vulnerabilidad y por ello la política social está enfocada en a brindar servicios de atención en todo el ciclo de vida.

En el acto, varios adolescentes del Centro Histórico de Quito que poco a poco van cambiando sus cajones de betún por el arte y el estudio  presentaron una propuesta musical con ritmo hip hop.

María  Garcés de 73 años, llegó con varios de sus compañeros que pertenecen al  del club “Amigos para siempre” que se ubica en la Loma de Atucucho. Dijo sentirse entusiasmada con la invitación del Presidente.

Hoy a los adultos mayores nos toman en cuenta; antes estábamos botados. Ahora hay un Gobierno que se preocupa por nosotros.

En cuanto a la erradicación del trabajo infantil,  el Presidente Correa destacó los logros de algunos objetivos, como por ejemplo declarar al país libre del trabajo infantil en los botaderos de basura.

Ratificó su compromiso y la lucha del Gobierno  para que los niño estudien, jueguen y crezcan sanos, en lugar de trabajar en condiciones de peligro. JV/El Ciudadano