Imprimir Enviar

Gobierno nacional une a la Isla Santay y Guayaquil a través de tecnología de punta

Guayaquil (Guayas).- El puente basculante Guayaquil – Santay tiene características y diseño que es un desafío en ingeniería, debido a su longitud de 840 metros. De ahí que su concreción es un hecho sin precedentes en el país.

El inicio de esta obra, a finales del año 2012, estuvo a cargo del ex Instituto de Contratación de Obras (ICO) y lo continuó el Servicio de Contratación de Obras (Secob). El desafío de su implantación se da por la mecánica que incorpora en su tramo basculante. Esto lo ubica entre los más grandes del mundo con iguales características, teniendo como referencias al Kurilpa Bridge en Australia (470 m), el Millennium Bridge en Londres (370m), el puente Langkawi en Malasia (125m), o Los Cabos en Baja California (330m) y el Tower Bridge en Londres (244m).

Este puente se ubica al oeste de la Isla Santay, además de su impresionante longitud, cuenta con 4,50 metros de ancho y ocho descansos distribuidos a lo largo de su extensión. Su sección basculante alcanza un ángulo de 78 grados de apertura, lo que permite el paso de embarcaciones de altura no mayor a los 25 metros.

De igual manera, el Secob ejecuta desde otro de los lados de la isla, un segundo puente denominado Durán – Santay cuya extensión es de 675 m y servirá de enlace entre la Isla y el cantón Durán.

Uno de los principales beneficios que trae consigo la construcción y funcionamiento de los puentes, es la capacidad de conectividad que forja entre tres importantes puntos de la provincia del Guayas: Guayaquil, Santay y Durán; logrando con ello acercar y dinamizar las oportunidades de visita a turistas locales y extranjeros, a la vez que motivar la economía y comercio locales.EFC/El Ciudadano