Imprimir Enviar

“Esta obra (aeropuerto) representa los cambios profundos que estamos realizando”

Quito (Pichincha).- Durante el acto de inauguración del nuevo aeropuerto de Tababela que dará servicio a Quito y a todo el país, el Presidente de la Republica, Rafael Correa, expresó que “esta obra representa con claridad los cambios profundos que juntos estamos realizando”.

Explicó que es muy emblemático el nuevo Aeropuerto de Quito, dado que por una parte demuestra que las grandes obras que se están construyendo en el Ecuador, junto a varias obras que se edifican en ciudad capital.

Manifestó que con la llegada de la administración de Augusto Barrera en el Municipio de Quito fue posible replantear la concesión de la terminal aérea y recuperar más de $ 600 millones.

“Muchas veces las cosas más importantes y trascendentales son las que no se ven”, expresó en el marco de la ceremonia de inauguración de la mega obra aeroportuario que debió sortear dificultades contractuales para finalmente entrar en operación.

“Es un nuevo tiempo de victorias para el pueblo”, dijo el Mandatario antes de pronunciar las históricas palabras: “Quito, Ecuador, Latinoamérica, declaro inaugurado el nuevo Aeropuerto Mariscal Sucre”.

Informo además que $ 220 millones ha invertido el Gobierno Nacional en la repotenciación de aeropuertos de todo el país.

De su parte, el alcalde Augusto Barrera explicó las necesidades que motivaron la construcción del nuevo aeropuerto y destacó que el trabajo conjunto entre el Municipio y el Gobierno ha dado sus frutos.

Explicó que el próximo año estará listo un gran complejo vial de primera categoría para potenciar al Aeropuerto de Tababela, dado que se trata de una obra no solamente para Quito, sino para todo el Ecuador.

Este aeropuerto es 12 veces mayor que la antigua terminal, puesto que fue edificado en 1 600 hectáreas con 13 edificios, terminal de carga y se proyecta la construcción de una segunda pista.

Para la edificación de esta obra se utilizó alrededor del 98 % de mano de obra ecuatoriana y se estima que con esta nueva terminal aérea se generarán 50 mil empleos en los próximos dos años.

Además tendrá capacidad para alojar a 45 aeronaves, una pista de 4.100 metros de longitud, una torre de control de 41 metros de altura y se encuentra a 2.400 metros sobre el nivel del mar. La antigua terminal se convertirá en un gran parque para Quito, una vez se hayan retirado todos los equipos.

Al acto asistieron el prefecto de Pichincha, Gustavo Baroja; el fiscal de la nación, Galo Chiriboga; el secretario de la Administración, Vinicio Alvarado; la ministra de Defensa, María Fernanda Espinosa; los presidentes del Consejo Nacional Electoral, Domingo Paredes; Asamblea Nacional, Fernando Cordero; y del Consejo de la Judicatura, Gustavo Jalkh, entre autoridades. /SD El Ciudadano