Saltar al contenido principal

“Es hora de lograr un real modelo exitoso”

Guayaquil (Guayas).- La empresa de Correos del Ecuador es un ejemplo de la revolución en el sector público. Hace una década, vivía en el caos y abandono, hoy, muestra su nuevo rostro.

Por eso esta mañana, el Presidente de la República, Rafael Correa, durante la entrega del nuevo edificio en Guayaquil, expresó que Correos es una muestra de la eficiencia del sector público y del cambio de una sociedad, pues el sistema de correos es considerado como una referencia sobre el avance de un país.

El nuevo edificio en Guayaquil tuvo un costo de 4,7 millones dólares y servirá como centro de clasificación de las encomiendas y cartas que distribuye la empresa. El funcionamiento de este nuevo local no significa que se deje de operar en la histórica oficina del centro, de las calles Clemente Ballén y Chile, en el centro del Puerto Principal.

En la inauguración, el Presidente resaltó las transformaciones que está liderando la Revolución Ciudadana en Guayaquil, de la mano del trabajo de las instituciones públicas como Correos del Ecuador. “Lo que no se hizo en 20 años, lo está haciendo ahora la Revolución Ciudadana”, dijo. Sus palabras fueron una crítica el denominado “modelo de desarrollo” impulsado por el Municipio, que no ha atendido a toda la metrópoli.

El Cabildo de Guayaquil es liderado por el Partido Social Cristiano hace más de 20 años, primero con el fallecido León Febres Cordero y ahora con Jaime Nebot. Para el Mandatario, el Alcalde guayaquileño es la última carta de la derecha para mantener un sistema que no ha dado resultados para todos. “Es hora de lograr un real modelo exitoso en la ciudad, donde no se decore, ni pinte la pobreza”.

“Demasiado tiempo hemos vivido un modelo exitoso entre comillas, que solo ha privilegiado a unos pocos y ha maquillado algunos sectores de la ciudad”, expresó. Asimismo, acotó que se ha descuidado problemas graves como las invasiones, alcantarillado, agua potable”.

Para el Jefe de Estado, Ecuador necesita que los jóvenes se comprometan en la transformación del país, que sean ellos los que tomen la posta y profundicen un modelo de gestión que garantice el Buen Vivir de todos los ecuatorianos. SD / El Ciudadano