Saltar al contenido principal

Ecuador es uno de lo países que más crece en desarrollo humano

Quito (Pichincha).- Gracias al cambio en las relaciones de poder al servicio de las grandes mayorías y a través de procesos profundamente democráticos Ecuador ha logrado ser –entre 186 naciones- uno de los tres países que más escaló posiciones en la clasificación mundial de desarrollo humano.

Así lo aseguró el Presidente Rafael Correa en su informe a la Nación, tomando como fuente el índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, entre el 2007 y el 2012, acotando que el país pasó del grupo de desarrollo medio a desarrollo humano alto.

“Somos el país de Latinoamérica que más reduce desigualdad, habiendo disminuido en ocho puntos la concentración del ingreso, medida por el coeficiente de Gini (método para medir la desigualdad). Reducción cuatro veces superior al promedio de América Latina, una de las pocas regiones en el mundo que está disminuyendo desigualdad”, dijo.

El Mandatario explicó que, como consecuencia de lo citado y del crecimiento económico, Ecuador también es uno de los tres países latinoamericanos que más reduce pobreza. En el periodo 2006-2013 la pobreza cayó del 37,6% al 25,6%, mientras que la extrema pobreza, por primera vez en la historia, se ubica en menos de dos dígitos al descender de 16,9% a 8,6%.

“Ecuador también es una de las economías más dinámicas con un crecimiento promedio de 4,3% para el período 2007-2013, y una tasa de desempleo de 4,15%”, comentó.

Sostuvo que así se destroza la economía ortodoxa, “pues en lugar de reducir salarios y sacrificar derechos laborales para supuestamente generar empleo, ahora tenemos los salarios reales más altos de la región andina y hemos terminado con mecanismos de explotación como la tercerización laboral o la falta de afiliación a la seguridad social”.

De esta manera, la competitividad del país, con la Revolución Ciudadana, ya no se basa en la precarización laboral, según dijo, sino en la importante inversión pública en vialidad, puertos, aeropuertos, telecomunicaciones, generación eléctrica, sistema de justicia, seguridad ciudadana y en la competitividad sistémica en general.

Y es que la inversión pública de Ecuador es la más alta del continente con un 15% del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2013, es decir el triple del promedio latinoamericano.

Esto es fruto dijo Correa, de la renegociación de contratos petroleros, a la recompra de la deuda externa y al incremento de la eficiencia en la recaudación de impuestos.

Sostuvo además que gracias a la inversión pública –sin explotación laboral-, Ecuador es el país que más asciende en el ranking de competitividad, escalando 15 puestos entre el 2012 y el 2013, de acuerdo al Foro Económico Mundial.

Este informe además coloca al país en segundo lugar en cuanto a infraestructura vial de la región, superado solo por Chile. Sin embargo, el objetivo es ser el mejor país latinoamericano en cuanto a infraestructura vial.

Todos estos logros no se habrían dado si no existiera estabilidad política según el Mandatario. “Hoy Ecuador es una de las democracias más estables del continente. Desde el año 2006 la Revolución ciudadana ha ganado diez procesos electorales de manera consecutiva.”, dijo acotando que se ha consolidando la democracia formal y la real.

“Este es el llamado ‘Milagro Ecuatoriano’, aunque en desarrollo no existen los milagros. Los impresionantes cambios ocurridos son consecuencia básicamente del cambio en las relaciones de poder. Ahora en Ecuador manda el pueblo ecuatoriano”, sentenció.

En este sentido, otorgó un lugar preponderante al talento humano, la ciencia y la tecnología como generadores de capacidades y riquezas.  CCN / El Ciudadano