Imprimir Enviar

El primer aeropuerto ecológico del mundo está en Ecuador

Quito (Pichincha).- La noticia recorrió el orbe, en el país funciona el primer aeropuerto ecológico del planeta. Su construcción fue una apuesta del Gobierno Nacional y de la empresa privada.

La terminal entró en funcionamiento parcial en diciembre del año pasado. Según la empresa Ecogal, encargada de la nueva terminal, durante estos meses se terminaron con los acabados, especialmente trasladar material del antiguo aeropuerto hasta la nueva construcción.

Una vez concluida la utilización de esos materiales, “el primer aeropuerto ecológico del mundo está listo y terminado”, señala un comunicado de Aeropuerto Ecológico de Galápagos (Ecogal).  En ese comunicado se explica que el nuevo complejo se da prioridad al uso de energía solar, la reutilización del agua y el aprovechamiento de los vientos, entre otras innovaciones ambientales apoyadas en la tecnología.

Ecogal aseveró que  en la construcción del aeropuerto se tomó en cuenta el entorno ambiental y se buscó un bajo impacto sobre el ecosistema. Según los constructores, la edificación busca la calidad ambiental con una mínima dependencia energética, para lo cual ha impulsado la implementación de “estrategias bioclimáticas de acondicionamiento natural y el uso de energías renovables”.

De esta manera, la nueva terminal, de uso solo diurno, cuenta con colores claros en determinadas paredes en búsqueda de luminosidad, así como grandes ventanales para permitir el ingreso de luz natural y que ayudan, además, a la ventilación natural del recinto. En los pocos espacios donde la brisa natural no es posible, se usan conductos de aire enterrado, con ventilación forzada.

Por último, Ecogal dice que “la nueva ubicación de la terminal asegura que los gases de las aeronaves estacionadas y en movimiento no ingresen en el edificio y disminuye el ruido percibido por los pasajeros”.

El aeropuerto está en la isla Baltra, que no dispone de fuentes de agua dulce y donde el agua de lluvia es limitada. Una planta de desalinización suministrará el agua para la terminal, donde se la usará en lavabos, mientras que se reciclará la de los inodoros.