Saltar al contenido principal

“El informe de la veeduría internacional ha sido sacado de contexto por los políticos”

Quito (Pichincha).-  140 ciudades del país tendrá nuevas sedes judiciales. Ese es un parámetro que demuestra la contundencia de la reforma judicial que vive el Ecuador.

Hoy, en Quito se inauguró oficialmente un moderno edificio que servirá para atender los juicios de la Familia, Niñez y Adolescencia.

El inmueble había permanecido abandonado por 30 años y el Consejo de la Judicatura de Transición recuperó este lugar que beneficia al ornato y seguridad de los capitalinos. Paulo Rodríguez, presidente del Consejo, sostuvo que, antes de la Consulta Popular, la Justicia en el país se encontraba tal y como recibieron ese edificio.

“Una Justicia abandona, derruida, olvidada, llena de lugares oscuros (…) Nos quisieron hacer creer que eso estaba bien, que eso nos merecíamos los ecuatorianos, pero eso cambió ahora los ecuatorianos somos felices”.

El Consejo de la Judicatura de Transición emprendió el proceso de transformación de la Función Judicial basada en seis ejes. Ellos fueron el mejoramiento de la infraestructura; un nuevo modelo de gestión; el cambio del talento humano; una nueva infraestructura tecnológica; un mejor manejo de los recursos y la cooperación permanente con otras instituciones estatales.

Ese cambio fue reconocido por la veeduría internacional, pero eso no es recogido por sectores de oposición y algunas empresas de comunicación que han descontextualizado el último reporte de los expertos extranjeros.

El informe en su página 8 sostiene: “La nueva cara de la Justicia se expresa no solo en los edificios y en los propios servidores judiciales, sino también y principalmente, en la aproximación de la Justicia al justiciable en la transparencia en el ejercicio y aplicación de la misma”.

Para la ministra Justicia, Johana Pesántez, sostuvo que el informe de los veedores internacionales es altamente positivo. Lo mismo dijo Paulo Rodríguez quien recalcó que el reporte ha sido “manipulado y descontextualizado por actores y cadáveres políticos”.

Las evidencias de que la reforma judicial  ha sido aceptada por los ecuatorianos es que el 80 por ciento de usuarios ha calificado positivamente la reestructuración y el nuevo sistema de atención.

“Aquí está la nueva justicia ecuatorianos. El pasado nunca volverá”, recalcó el Presidente de la Judicatura. CIT / El Ciudadano