Saltar al contenido principal

El Gobierno actuó desde el primer momento en el conflicto waorani-taromenane

Mocha (Tungurahua).- El Gobierno nunca negó la matanza de los pueblos no contactados en la Amazonia ecuatoriana. De hecho, ha mantenido una investigación exhaustiva sobre el tema. Según la Constitución de Montecristi, la Fiscalía General del Estado es la encargada de realizar la indagación. No obstante, el Gobierno actuó de inmediato, sobre todo cuando se suscitaron los últimos conflictos tribales, incluso desde la muerte de dos indígenas waoranis. Existe un informe de la Gobernación de Orellana que demuestra cómo se realizó el decomiso de armas y el diálogo de antropólogos y representantes del Ministerio de Justicia con la comunidad waorani. Sin embargo, una publicación de diario El Comercio sostiene, de forma errónea, que el Gobierno reaccionó a la matanza 50 días después de ocurrida. Por ello, el Jefe de Estado, Rafael Correa, refutó esas informaciones que carecen de sustento. “Para ellos (diario El Comercio) que el Presidente se reúna con expertos en el tema significa (todo) el Gobierno. Confunden dos cosas distintas. Después de la matanza, se ha dado todo el apoyo a la Policía y Fiscalía para que se investigue el caso”, señaló el Presidente. El Mandatario informó que se reunió con sacerdotes que trabajan en la Amazonía, los capuchinos y se realizó una video conferencia, desde la Embajada de Ecuador en España, con Miguel Ángel Cabodevilla, un religioso que trabajó por más de 30 años con los waorani. “Este es un tema complejísimo. Da una pena que se lo trate con tanta ligereza e irresponsabilidad. Pocas situaciones pueden ser, a nivel jurídico, más complicadas que este tema”, sostuvo el Primer Mandatario, durante el Enlace Ciudadano 322. Varios instrumentos internacionales de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sostienen que se debe preservar la vida de los pueblos no contactados. Sin embargo, el Presidente Correa hizo un llamado a la reflexión nacional sobre la dificultad del tema pues, por un lado, existen normativas que defienden a los pueblos no contactados y, por el otro, cuando ocurre una matanza interna, el Estado se convierte en genocida si interviene. “Confunden (la prensa) Gobierno con Presidente (…) Hay gente que trata de politizar esto. No es verdad que tiene que ver con explotación petrolera”, sostuvo el Mandatario. El Presidente aclaró que se trata de un conflicto histórico entre el pueblo waorani y el clan no contactado de los taromenane. DEO/El Ciudadano