Saltar al contenido principal

El desafío para el país es el cambio cultural

Urcuquí (Imbabura).- Ciencia, tecnología, talento humano, educación y cambio cultural, fueron las categorías que resaltó el Presidente Rafael Correa durante su discurso de conmemoración de los 8 años de la Revolución Ciudadana, donde manifestó que Ecuador apostará por estos aspectos, como sus preocupaciones centrales.

La celebración se dio en la Ciudad del Conocimiento, como se la conoce a la Universidad Yachay, ubicada en Urcuquí, en la provincia de Imbabura, en donde además se inauguró la primera Feria Científica y de Innovación denominada “Innopolis- Conocimiento es libertad”.

El Presidente aseveró que “ya no hay marcha atrás” y será imposible para las élites de antes opacar los cambios que han nacido con la Revolución Ciudadana. “La tarea ahora, queridos jóvenes es diseñar el futuro”, dijo el Mandatario, poniendo énfasis en la importancia de fortalecer la Revolución del Conocimiento.

“El cambio cultural es un desafío”, expresó, aseverando que la cultura de la excelencia es básica para construir lo colectivo dando un salto cualitativo de transformaciones.

Lo que realmente importa es este nuevo Ecuador que no permitirá que el pasado vuelva, manifestó, en un mensaje dirigido a los cientos de jóvenes y estudiantes que presenciaron el discurso desde este centro del conocimiento, un símbolo del nuevo país. “Hemos convertido al Ecuador en un país de oportunidades”, acotó con firmeza.

Y es que este proceso revolucionario, por ejemplo, ha entregado 44 veces más becas que todos los gobiernos anteriores desde 1995. Se otorgaron 10.482 becas en 2007-2014; mientras en el periodo 1995 –2006, se entregaron apenas 237.

“Lo imposible de ayer es lo cotidiano de hoy”, dijo, asegurando que ahora es el punto de partida hacia el futuro en un país de innovación y una sociedad del conocimiento.

Al inicio de este proceso, la recuperación del Estado fue edificándose al servicio de la ciudadanía. Y quizás el punto legal de partida fue la Constitución de Montecristi, a través de la cual fue consolidándose la democracia participativa y la política pública.

Sin embargo, en los números y en los hechos, la política gubernamental fue mostrándose en aspectos muy necesarios que siempre fueron secundarios para los Gobiernos anteriores.

Se logró reducir la pobreza nacional por ingresos en 15 puntos porcentuales; subir los niveles de igualdad, medidos por el Coeficiente de Gini, en 8 puntos; universalizar la educación básica; multiplicar por 3 las atenciones en el sistema público de salud; garantizar la gratuidad y consolidar la más alta inversión de América Latina en Educación Superior; ampliar la oferta y calidad de los servicios públicos; visibilizar el trabajo doméstico no remunerado; y aumentar la seguridad social para cerca de un millón y medio de ecuatorianos, entre varios otros logros.

Más de 1 millón y medio de ecuatorianos ha superado la pobreza, y está cifra es un indicador muy importante que muestra que Ecuador ya cambió.

Cabe destacar además, la renegociación de la deuda externa, que permitió un ahorro al país de US$ 8.000 millones; también la defensa de la soberanía de nuestros recursos naturales mediante la renegociación de los contratos petroleros y la recuperación de las empresas públicas de la privatización.

En el contexto de avance y progreso, durante estos años de Revolución, según la Comisión Económica para América Latina (Cepal), entre el 2006 y 2012, Ecuador es el primer país de América Latina que más rápidamente redujo desigualdad y el tercero en reducción de pobreza. Por otro lado, la Unicef se suma a los informes favorables, al señalar que Ecuador fue uno de los cuatro países que más creció en la región.

Un símbolo de las transformaciones emblema precedió a la celebración efectuada en Yachay, la inauguración del tramo férreo Otavalo-Ibarra con 27 kilómetros de vía con estaciones, y rehabilitación general. Así, el Gobierno rinde tributo a la obra de Alfaro con el denominado Tren de la Libertad, en estos ocho años de Revolución Ciudadana. /SD El Ciudadano‎