Imprimir Enviar

El déficit presupuestario viene del gasto de inversión y no del gasto corriente

La Maná (Cotopaxi).- En las últimas semanas, políticos y prensa de oposición han cuestionado el financiamiento del presupuesto estatal, porque a su criterio aumentaron los rubros de endeudamiento y eso sería grave para la economía nacional.

Pero la realidad es otra. Ahora las cifras están claras y en ellas se destaca el rubro de inversiones. Por ejemplo, para desarrollo social serán invertidos 2 062 millones de dólares; para sectores estratégicos 1 865 millones; para producción 1 320 millones; para seguridad 673 millones;  para talento humano 661 entre otros rubros.

El Presidente Rafael Correa, durante el Enlace Ciudadano, recalcó que en total para inversiones solo del Gobierno Central será  7 690 millones de dólares. A este rubro se debe sumar el dinero que destinarán los gobiernos seccionales, el IESS o entidades autónomas, con lo cual se llegará 11 mil millones en este año.

Esto significa 12 por ciento del PIB, que lo convierte en el coeficiente más alto de inversión pública que existe en comparación con los países de la región.

¿Pero qué es una inversión? Es el dinero que se usa para construir los nuevos hospitales, universidades, las becas para los mejores estudiantes, los nuevos puertos,

http://farm8.staticflickr.com/7351/9427532481_9764f2e971_m.jpg

aeropuertos. Es decir, para obras y para apuntalar el desarrollo nacional. Hay que recalcar que las cifras tienen un destino diferente al gasto corriente o pago de sueldos.

El actual presupuesto tiene un déficit de 4 290 millones de dólares y una necesidad de financiamiento es de 6 990 millones. Ambos parámetros no son similares. Déficit es el la diferencia entre ingresos y egresos; mientras que la necesidad de financiamiento es el déficit más la necesidad de pago de deudas o  amortización, que busca la reducción de los costos de la deuda.

“El problema, entre comillas es el déficit, esos 4 290 millones. Pero ojo, el déficit no es malo per se (…) Si el déficit viene de la inversión es conveniente”, explicó el Jefe de Estado.

Por eso, aclaró que el déficit ecuatoriano viene del gasto de inversión, lo que representa en obras y acciones que en el futuro nos darán réditos y una mejor forma de vivir. Un ejemplo, es el dinero usado para la construcción de hidroeléctricas que en el 2016, cuando entren en funcionamiento, permitirán al país un ahorro en el uso de combustibles para la generación eléctrica. CIT / El Ciudadano