Imprimir Enviar

El Buen Vivir amazónico es una realidad

Quito (Pichincha).- Bienvenidos a Playas de Cuyabeno, la primera ciudad ecológica del país.  Esta es una moderna comunidad construida para 68 familias de la nacionalidad kichwa,  de la provincia de Sucumbíos.

Playas de Cuyabeno, llamada también Comunidad del Milenio, asombra a primera vista. Está ubicada a orillas del Aguarico, a cuatro horas en lancha desde Tierras Orientales.

Durante el viaje se repiten una y otra vez cientos de  humildes construcciones que quieren ganar terreno a la selva, donde viven miles de amazónicos sin ningún servicio básico,  de educación o salud.

Paradójicamente, la riqueza de la Amazonía nunca llegó a manos de sus habitantes pero la historia cambió con el Presidente, Rafael Correa.

Por eso es normal que el visitante quede  impresionado  cuando mira por primera vez  la Ciudad del Milenio y  hasta se pregunte ¿Eso es Ecuador?

Sí. Es un nuevo país, donde los más pobres vivirán mejor y serán atendidos. Eso lo  sabe muy bien Kimberly Noteno, una adolescente de 16 años, que cuenta las horas para ir a vivir en su nueva casa. Ella recuerda que hasta hace un año, su casa estaba en medio de un terreno pantanoso, para ir a estudiar debía viajar tres o cuatro horas y no sabía que iba a ser en el futuro.

Ahora, la adolescente está inmensamente feliz.  Hace nueve  meses empezó la construcción de la nueva comunidad de Playas de Cuyabeno y los 78 millones que se necesitaron para la obra llegaron por  la explotación del campo petrolero Pañacocha.  La familia de Kimberly y otras comunidades están en la zona de influencia del proyecto petrolero y deben ser las primeras beneficiadas, según dice la ley.

Los habitantes de Playas de Cuyabeno participaron directamente en el diseño y elección de los materiales para la edificación de sus nuevas viviendas. El proyecto no tiene nada que envidiar a los barrios más opulentos de Quito, Guayaquil o Cuenca.

Cada casa tiene una extensión de 100 metros cuadrados, cuenta con agua potable,  electricidad (a través de un generador y muy pronto se integrará el servicio nacional interconectado),   servicio wifi, servicio de telefonía celular 4G y para televisión digital.

El concepto de la Ciudad del Milenio es de mínimo impacto a la naturaleza, por eso hay una planta de aguas servidas para no afectar el aguarico, de tratamiento de basura y no se permitirá la entrada de vehículos.  La intención es que la entrada a la comunidad sea solo por el río Aguarico y que en su interior se permita solo bicicletas.

Además, cuenta con una escuela y colegio, totalmente equipados; un internado para los estudiantes que deciden ir a vivir a Playas de Cuyabeno.  También tienen un  centro médico, un coliseo cubierto, una plaza para mercado, juegos infantiles, un polibomberos (nombre creado para un centro donde trabajen Policías y Bomberos) y un cementerio para enterrar a sus seres queridos.

La mejor decisión que tomaron es evitar la migración, solo podrán vivir las personas que forman parte de la comunidad y se ha dejado terreno para las construcciones de sus hijos cuando crezcan. Así se evitará que crezca sin ninguna planificación.

Kimberly Noteno terminará su secundaria en el colegio de su ciudad, luego  quiere  ser una  técnica en cuidado de la naturaleza.  Su convivencia con la selva seguirá en su alma. No por tener servicios básicos, educación salud dejan de ser amazónicos. Lo único que tendrán ahora es un Buen Vivir.  CIT / El Ciudadano

Testimonios

Verselino Noteno / Líder comunal en Cuyabeno

“Nosotros también queremos vivir en una casas dignas, tener una educación digna y salud. Estamos contentos que el Gobierno cumplió su palabra y nos dio estas viviendas. Hay gente que nos quiere seguir obligándonos a vivir en la miseria. En el Putumayo el 85 por ciento es analfabeto, con este proyectos queremos que nuestros hijos sean profesionales y en un futuro ellos mantengan la comunidad”.

Sixto Grefa /Joven y líder comunal

“No vamos a perder nuestra costumbre ni nuestra identidad por vivir en esas viviendas. Nuestra cultura la llevamos en el cuerpo y en el alma y la practicamos diariamente en nuestras casas, en nuestras fincas. Construcciones como Playas de Cuyabeno no afecta a la naturaleza. Está bien que el Gobierno nos apoye a nosotros para tener una mejor vida, como lo ha hecho con ciudades como Cuenca”.

Edwin  Noteno / Profesor en Cuyabeno

“Antes vivíamos en casas de caña y de madera, en pantanos, sin servicios básicos ni educación. Vivíamos en la miseria., sin fuentes de trabajo, sin ingresos para mejorar su situación. Solo en estos últimos años hemos visto el apoyo del Gobierno para cambiar nuestras vidas. La identidad de los amazónicos no quiere decir que vivamos en la pobreza. Queremos que más amazónicos vivan como nosotros”.

Pañacocha es la segunda Comunidad del Milenio

La parroquia Pañacocha, ubicaba en las orillas del río Napo es la segunda ciudad del Milenio que se levanta en Sucumbíos.  Al igual que en Playas de Cuyabeno los moradores de esta zona participaron directamente en el diseño de la ciudad y de las casas.

La construcción es casi idéntica a Playas de Cuyabeno.  En ese lugar se construyeron 64 casas, con los servicios de agua potable, luz eléctrica, internet, televisión digital. Además, cuenta  con escuela y colegio, un centro médico, canchas deportivas y espacios de juegos infantiles.

Pañacocha está conformada por comunidades kichwas y  un mínimo porcentaje de colonos. En total son 860 habitantes registrados.

En ambas Ciudades del Milenio, el Gobierno  entregará las  viviendas,  con todos los servicios, Pero los habitantes de cada parroquia se comprometieron a consolidar  proyectos productivos para la manutención de  sus hogares y de los espacios comunales.

Por ejemplo, una de las ideas es emprender complejos turísticos ecológicos, para tener recursos que sirvan directamente a la comunidad.