Saltar al contenido principal

El bienestar de la policía es prioridad para el Gobierno

Quito (Pichincha).- Uno de los reclamos de la policía al Gobierno Nacional antes del 30-S era que les devolvieran los juguetes que les daban en Navidad a sus hijos, después de que el Presidente Rafael Correa había emprendido una política de bienestar y triplicó los sueldos para miembros del cuerpo policial que ganaban entre 200 y 300 dólares.

El Primer Mandatario recordó, en una entrevista con Radio Pública y Habla Ecuador, que en su mandato los policías pasaron a ganar 800 dólares para empezar. Con ese monto, el Gobierno consideraba que los policías padres de familia podían escoger dignamente el regalo que quieran para sus hijos pero algunos pedían volver a ese paternalismo anterior, en el que les pagaban escasos sueldos y para contentarles les regalaban una bicicleta de 70 dólares en navidad.

La policía tenía total autonomía administrativa y financiera que ni siquiera tienen las Fuerzas Armadas comentó el Mandatario. Eso fue corregido “esas cosas generan resistencia porque se acaban argollas de corruptela”.

Actualmente se ha redefinido algunas competencias de la Policía Nacional. “El tránsito está pasando a los municipios y también es un motivo de descontento para ciertos grupos deshonestos de policías que los hay. Son minoría pero los hay” advirtió el mandatario, quien aclaró que en la intentona golpista participaron 1000 miembros de la Policía Nacional, que está conformada por 40 mil integrantes.

Otro de los problemas que se identificaba en la Policía era que había miembros que estaban vendidos a embajadas extranjeras. “Había policías que no se enteraron que les habíamos subido el sueldo, porque ellos ganan otros sueldos de potencias extranjeras para prestar agenciosos servicios” expresó el Presidente Correa

El mandatario agregó que el día que estuvo secuestrado en el Hospital atendió a dos comitivas que no podían responder y apenas balbuceaban cuando les preguntaba si antes estaban mejor que con este gobierno. Además, los policías sublevados que ingresaron a dialogar con el Presidente Correa no conocían la Ley por la que estaban protestando. (SAU/El Ciudadano)