Saltar al contenido principal

Ecuador propondrá en la ALBA fortalecer la unidad sudaméricana

Quito (Pichincha).- Ecuador llevará tres puntos fundamentales a la reunión de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y buscará fortalecer este organismo regional para hacer frente a las presiones de las poderosas transnacionales.

El Presidente Rafael Correa anunció estos tres puntos, durante el encuentro de los movimientos sociales e indígenas que respaldaron al Mandatario boliviano, Evo Morales. El acto se cumplió la tarde y noche de ayer en la Casa de la Cultura Ecuatoriana.

El Jefe de Estado ecuatoriano recordó que, en este momento, América vive un cambio de época, que muy pocos imaginaron o que incluso podía estar en los escritos de realismo mágico del genio colombiano Gabriel García Márquez. Él sostuvo que muy pocos pensaron que un sencillo betunero, que luego fue líder sindical, se convertiría en uno de los mejores presidentes de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva.
Tampoco nadie se atrevió a pensar que un sacerdote de la Teoría de la Liberación sería la primera autoridad de Paraguay, con Fernando Lugo. Asimismo, que un indígena y líder cocalero sería el mandatario de Bolivia, Evo Morales. O nadie pensó que tres ex guerrilleros tomen democráticamente el manejo de sus países, como Daniel Ortega (Nicaragua); José Mujica (Uruguay) y Dilma Rousseff ( Brasil).

Este tiempo de reivindicación del poder ciudadano aún es torpedeado por poderes económicos, políticos y mediáticos que buscan cualquier grieta para tratar de desestabilizar a esos gobiernos.

Por eso, el Presidente Rafael Correa pide que los organismos como la ALBA, Unasur y CELAC se conviertan en los escudos para hacer frente a estos peligros.

Las tres propuestas que llevará Ecuador a la reunión de la ALBA en Guayaquil son: hacer un bloque para luchar contra los centros de arbitraje internacionales que han demostrado que responden a intereses de las ricas multinacionales y no de los Estados.

Ecuador ha vivido en carne propia ese perjuicio; pues estos arbitrajes han beneficiado a las petroleras Occidental y Chevron, a pesar que de jurídicamente no tenían posibilidad de ganar esos litigios.

El segundo punto será insistir en la reforma al sistema interamericano de DD.HH., que ha demostrado serios vacíos. El Presidente Correa recalcó que no se puede entender la defensa de los derechos fundamentales cuando sigue el bloqueo “criminal” a Cuba por parte de Estados Unidos o cuando persiste una colonia británica en las islas argentinas de Las Malvinas.
El Mandatario ecuatoriano recordó que EE.UU. no ha firmado el Pacto de San José, que es el esqueleto legal del sistema interamericano de derechos humanos. Sin embargo, la sede de la Corte y de la Comisión Interamericana de DD.HH, ambos organismos encargados de vigilar el respeto de los principios de DD.HH., tiene su sede en Whasington.

El tercer punto que se presentará al ALBA es fortalecer la unión de todas las naciones miembros. Nuestro Jefe de Estado cree que nuestro países no podrán, por si solos, cambiar el orden mundial; pero juntos podrán hacerse escuchar y respetar.

La unión es fundamental. Así lo decía la líder indígena, Tránsito Amaguaña, cuyo nombre fue recordado en la Casa de la Cultura, solos somo como los granos de quinua que vuelan con el viento; pero unidos ese viento no nos tocará. CIT/El Ciudadano