Imprimir Enviar

Ecuador lidera en la reducción de desigualdad

Quito (Pichincha).- Uno de los objetivos de Rafael Correa, durante el actual mandato, es erradicar la pobreza extrema. Por eso desde el pasado 18 de enero, el Gobierno encargó a la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) implementar un comité interinstitucional que persiga la meta promovida en campaña electoral.

El comité está integrado por los ministerios coordinadores de Desarrollo Social, Talento Humano, Producción, Política Económica, además de la Secretaría de Gestión Política y Senplades.  Tiene como finalidad articular las acciones para combatir la pobreza que en la actualidad está en 11%, es decir que afecta a 1’300.000 personas.

“Somos el primer país en América Latina con mayor reducción de desigualdad y el tercer país en reducción de pobreza en el continente. Ecuador le plantea al mundo que el ser humano esté sobre el capital, que partamos de la concepción del buen vivir para implementar políticas públicas que nos lleven a la construcción de una mejor sociedad”, detalló Ana María Larrea, quien desde esta semana está a cargo de  la Secretaría Técnica del Comité.

El Ejecutivo se enfoca en  tres ejes: cambio de relaciones de poder, erradicación de la pobreza y el cambio de la matriz productiva. El responsable del último punto es el vicepresidente Jorge Glas, mientras que de la erradicación de la pobreza la encargada es la Senplades. Por eso Larrea es subsecretaria de esta institución.

El comité se reunió por primera vez el 4 de julio. En esa cita se decidió crear una secretaría técnica encargada de articular las acciones para que la política sea efectiva.

La secretaría tiene la misión de presentar una estrategia en  el plazo de 90 días. El plan deberá establecer un mecanismo para aterrizar los objetivos del Plan del Buen Vivir, que tiene 93 metas, de las cuales 53 están enfocadas en erradicar la pobreza.

El mecanismo que se utilizará es un trabajo intersectorial, es decir coordinar entre la política social, productiva, económica y de talento humano. “Ahí estamos planteando servicios de calidad en el territorio y cómo hacer para que las personas puedan generar sus capacidades y ahí la transformación en la educación es fundamental. Actualmente el 12% de las personas inscritas en educación superior pertenecen a familias que reciben el Bono de Desarrollo Humano”, destacó Larrea.

El Ejecutivo, con el objetivo de cumplir la erradicación total de la pobreza extrema, ha generado un programa de apoyo a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD). Este esquema consiste en que, a través del Banco del Estado (BEDE), se dote de agua potable y saneamiento a los lugares más recónditos del país. Y en esto  los municipios tienen un rol fundamental en este trabajo, aseguró Larrea.

Paralelamente a estos esfuerzos, el Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN) desarrolla un seminario internacional sobre  Erradicación de la Pobreza.

Martín Hopenhayn, director de la división de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), indicó que durante tres décadas este continente vivió una concentración de la riqueza y de los frutos del progreso y recién a partir de los últimos seis u ocho años empezó un cambio en países a favor de mayor igualdad. El experto aseguró que con esos cambios el indicador de pobreza bajó un 30%.

Para él, la generación de empleo productivo, la expansión del gasto público y de los programas sociales son factores que incidieron en  la disminución.

Patricia Viera, representante del Ministerio de Desarrollo Social y combate contra el Hambre de Brasil, informó que en base a las políticas públicas y sociales han logrado sacar de la pobreza a 22 millones de brasileños, por ello apoya la política que se impulsa en Ecuador. /El Telégrafo