Saltar al contenido principal

Ecuador es un referente en inclusión a personas con capacidades distintas

Quito (Pichincha).- Ecuador se ha convertido en un referente latinoamericano en políticas de inclusión social. Los indicadores sobre el mejoramiento de la calidad de vida de las personas con capacidades distintas son altas.

Hasta la fecha, más de 78 000 personas con capacidades distintas han sido insertadas laboralmente. Otras 544 000 recibieron ayudas técnicas. Se entregaron cerca de 19 000 soluciones habitacionales y se donaron más de 50 000 órtesis y prótesis. En estos importantes logros se destaca la labor emprendida por los programas sociales Misión Manuela Espejo y Joaquín Gallegos Lara.

Por ejemplo, Manuela Espejo trabajó por la integración social, el mejoramiento de la movilidad y la autonomía de las personas con discapacidad. Estos logros han trascendido fronteras. Una muestra es la designación de Lenín Moreno, exvicepresidente de la República, como presidente del Comité para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad, de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Esta distinción le permitirá promover los derechos de este grupo poblacional con particular énfasis en la accesibilidad para todos.

Estos logros tienen un respaldo legal, pues en la Ley Orgánica de Discapacidades y la Ley de Comunicación se garantiza, por ejemplo, el acceso a la información en lenguaje de señas. Además, se formularon políticas públicas y se crearon insumos que orientan el cumplimiento. Ahora hay la Agenda Nacional para la Igualdad en Discapacidades 2013-2017, que fue un trabajo conjunto con el Consejo Nacional de Discapacidades (Conadis) y que cuenta con 12 políticas orientadas a garantizar los derechos y una vida digna de las personas con discapacidad.

También se cuenta con el Plan Nacional para el Buen Vivir 2013-2017, que en sus políticas contiene temas de inclusión en todos los ámbitos: educación, salud, vivienda, trabajo digno, justicia, participación en la toma de decisiones y acceso a servicios básicos. Ahora, el siguiente paso es el seguimiento al cumplimiento de la Política Pública Nacional.

El modelo de desarrollo del Buen Vivir es inclusivo y busca dejar atrás los programas asistencialistas, con el objetivo de posicionar a cada ciudadana y ciudadano como sujeto de derechos. El Estado es garante de este ejercicio y debe fomentar su participación activa en las actividades de la sociedad e incidencia a través de políticas públicas y acciones positivas.

Dentro de este importante proceso que ejecuta el Gobierno de la Revolución Ciudadana, el jueves pasado, 16 de octubre, la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) presentó a la ciudadanía el Plan Nacional para el Buen Vivir 2014-2017 en versión braille, y en audio y video con lenguaje de señas. VM/El Telégrafo.