Saltar al contenido principal

Desde el 2007, el pueblo, no los medios, tiene las primicias de las noticias

Quito (Pichincha).- El 20 de enero del 2007, Ecuador se enteró a través de 54 estaciones de radio sobre el nacimiento de una nueva etapa en la historia del país: el Presidente Rafael Correa introdujo una rendición de cuentas semanal.

Eran las 09:00 y el Salón Amarillo del Palacio de Carondelet contaba con decenas de ciudadanos y algunos periodistas que acudieron a informarse sobre las actividades realizadas por el Mandatario en sus primeros cinco días de trabajo. En principio, el programa se denominó “El Presidente dialoga con el pueblo” y duró una hora.

Esta práctica tomó por sorpresa a los medios tradicionales (sobre todo impresos) que, en su mayoría, informaron sobre el hecho recogiendo cables de agencias internacionales. El tema protagonista en este primer enlace fue el de convocatoria a Consulta Popular, ofrecimiento que realizó en campaña. Además, se comunicó que el enlace radial no sería la única herramienta para acercarse a sus mandantes, sino que se harían gabinetes itinerantes con frecuencia.

Para la siguiente semana, la agenda de los medios ya tenía prevista una cobertura amplia para esta rutina que se consideraba inusual. El interés no era gratuito. Les interesaba saber cuál era el pensamiento del régimen sobre un tema puntual: la visita de una misión argentina encabezada por el Ministro de Finanzas de ese país para asesorar a Ecuador en la renegociación de la deuda externa.

Las preocupaciones de ciertos grupos económicos movía la agenda mediática. Había que saber qué iba a pasar con el servicio de la deuda externa. De hecho, una semana antes del segundo enlace radial, el entonces ministro de Economía, Ricardo Patiño, ya tuvo que reunirse con 28 delegados de los prestamistas para exponerles sobre las nuevas políticas que Ecuador pensaba implementar al respecto.

Y la respuesta contundente del Primer Mandatario no se hizo esperar aquel 27 de enero del 2007 en el segundo enlace radial. “Si tenemos un problema fiscal nuestra variable de ajustes no serán los salarios, la educación o la salud. Será el servicio de la deuda”. Y más adelante continuó: “Estamos mandando mensajes muy claros de que se acabó el sometimiento (…) Atrás quedaron los gobiernos para los que su prioridad número uno era cumplir con los compromisos internacionales como sino hubieran compromisos nacionales”, sentenció.

Inmediatamente, la noticia se replicó en la prensa nacional e internacional. Era el comienzo de una nueva era en la que los medios dejaban de tener el poder sobre la información y  las primicias llegaban al mismo tiempo tanto a periodistas como a la ciudadanía en general.

Las primeras repercusiones internacionales

En el segundo Enlace también se produjo la primera noticia que tuvo impacto internacional. El Presidente Rafael Correa comunicó ese 27 de enero del 2007  la decisión de demandar penalmente a Colombia por sus fumigaciones aéreas con glifosato a poblaciones fronterizas. El país vecino estaba presidido por el representante de la derecha Álvaro Uribe.

Otra de las noticias que tuvo eco en el ámbito internacional fue la aprobación de la ley que envió al Congreso Nacional de esa época mediante el cual se controlaba las tasas de interés de la banca así como se eliminaba las comisiones bancarias y se regulaba el costo de los servicios en función de establecer condiciones más justas para la ciudadanía.