Saltar al contenido principal

Consejo de la Judicatura posesionó a 80 jueces especializados en violencia contra la mujer

Quito (Pichincha).- Gustavo Jalkh, Presidente del Consejo de la Judicatura, tomó juramento y posesionó a los 80 nuevos jueces y juezas especializados en Violencia contra la Mujer y la Familia quienes sancionarán los actos de intimidación que antes eran potestad de las comisarías estatales.

El acto contó con la presencia de Gabriela Rivadeneira, Presidenta de la Asamblea Nacional; Rafael Correa, Presidente de la República; Galo Chiriboga, Fiscal General del Estado; y, Carlos Ramírez, Presidente de la Corte Nacional de Justicia. Además asistieron, Carina Vance, Ministra de Salud; Leonardo Berrezueta, Secretario de la Presidencia de la República; y, Augusto Barrera, Alcalde de Quito, entre otras autoridades.

La primera intervención estuvo a cargo de la Presidenta de la Asamblea Nacional, quien se llevó el aplauso de los asistentes al Parque de la Mujer (noroccidente de Quito). “Antes era común ver a mujeres violentadas, en muchos casos  por ser campesinas o de otra etnia. Hoy hemos dado pasos gigantescos para garantizar los derechos de las mujeres, niños y adolescentes”.

Gabriela Rivadeneira sostuvo que la Función Legislativa tiene la misión de implementar la normativa legal que garantice el mejoramiento de vida de la mujer y la familia, aquellas leyes que fueron invisibilizadas por la partidocracia. “El feminicidio deberá ser tipificado en el Código Penal”, acotó.

Una vez oficializada la posesión de los 80 nuevos administradores de justicia, de inmediato se entregaron los certificados que los avalan ganadores del concuros de méritos y oposición. Estos jueces y juezas son especializados en materia de violencia intrafamiliar y contra la mujer, que antes eran tratados por las Comisaría de la Mujer y la Familia.

El titular del Consejo de la Judicatura sostuvo que los avances que se han dado en la igualdad de género tienen una principal causa: “el coraje de las mujeres organizadas que exigieron el ejercicio cabal de sus derechos”. Para Jalkh, la violencia de género debe ser parte del pasado, y de persistirse debe ser sancionada.

De inmediato, Jalkh informó a la opinión pública cómo se construían los discursos jurídicos de desigualdad de género, a través de las leyes ecuatorianas. “Normas machistas en las que la mujer se debía a su hombre y que, por mucho tiempo, estuvieron vigentes en el país”.

Por su parte, el Presidente Rafael Correa destacó los avances que se han dado a nivel gubernamental para eliminar la violencia contra la mujer y la familia. “Hace 18 años está vigente la Ley contra la Violencia a la Mujer y a la Familia, pero no existían juzgados, ni unidades judiciales. No teníamos los cambios reales que estaban en la Ley. Esta problemática no se iba a solucionar con shows mediáticos, sino con políticas contundentes. Nadie deberá mendigar, ni negociar justicia en nuestro Gobierno”, acotó.

Al finalizar el acto formal, los nuevos jueces se felicitaron entre sí, exhibieron los certificados que los acreditan como los ganadores de los concursos de méritos y oposición, y finalmente se comprometieron a luchar a favor de las personas que han sido víctimas de violencia de género o violencia intrafamiliar. DEO/El Ciudadano