Saltar al contenido principal

“Chevron debe hacerse responsable y ayudar al pueblo ecuatoriano a tener una selva limpia”

Lago Agrio (Sucumbíos).- Realmente conmovida y triste quedó la documentalista y exploradora, Alexandra Cousteau, quien visitó el día de ayer el pozo Aguarico-4, situado en la Amazonia ecuatoriana, luego de corroborar el daño causado por la petrolera Chevron-Texaco.

La nieta del famoso oceanógrafo francés Jacques Cousteau, reveló a El Ciudadano su deseo por retornar al país para realizar un documental sobre la contaminación causada por la multinacional, pues en el mundo muchos desconocen del daño ambiental, que también ha afectado a miles de familias con enfermedades mortales como el cáncer.

“Chevron debe hacerse responsable de lo que dejó ahí (en la Amazonia ecuatoriana), remediarlo y ayudar al pueblo ecuatoriano a tener una selva llena de vida y limpia de polución”, sentenció.

Cousteau tuvo la oportunidad de hablar con varios miembros de las comunidades afectadas, quienes le relataron las enfermedades que han tenido que sufrir, la destrucción de la naturaleza, la muerte de flora y fauna, además de la pobreza en la que viven sumergidos. “Es muy fuerte ver algo así y el sufrimiento que esto (conlleva)”, expresó la estadounidense.

Lamentó que el daño causado en la Amazonia no haya sido remediado por la petrolera, a pesar de ser evidente y 85 veces más grande que el ocasionado por British Petroleum (BP) en el Golfo de México. “No puedo imaginar la experiencia que debe ser vivir en un lugar que amas y a la gente que amas morir alrededor de ti porque están tomando agua contaminada, día, tras día, tras día”, reflexionó.

La lucha que llevan adelante las comunidades amazónicas, debería ser de todo el mundo, dijo la defensora global del agua, como es conocida Cousteau, pues indicó que al contaminar el río de una comunidad, luego esa agua va hasta el mar y ese el líquido comparten todos los seres humanos. “Es un problema mucho más amplio, no solo de Ecuador”.

Cousteau instó a las empresas petroleras para que modifiquen su forma de actuar e inviertan en nuevas tecnologías, que permitan minimizar el daño ambiental y una forma más eficiente de limpiar, en ese sentido, apuntó a que se debe primero pensar en proteger al ambiente y a las comunidades para luego ganar dinero. LIE/El Ciudadano