Imprimir Enviar

Carrera: “Luego de un abandono histórico, hemos recuperado el Tren de Alfaro”

 

Jorge Eduardo Carrera, gerente de Ferrocarriles del Ecuador

Quito (Pichincha).- Los campos de maíz de Machachi, los arrozales en Bucay, los sembradíos de caña en Durán, la primera iglesia ecuatoriana en Colta son unos de los atractivos que puede conocer viajando en el tren más lindo del mundo. La recuperación del ferrocarril de Eloy Alfaro es una de las obras más emblemáticas del Gobierno, no solo porque recuperó un bien abandonado por décadas sino porque fortalece la identidad de los ecuatorianos.

 

Esta enorme tarea está a cargo de la Empresa de Ferrocarriles del Ecuador y su titular Jorge Carrera, quien habló para “Diálogo Ministerial” de El Ciudadano. El trabajo de esta institución ha sido exitoso, porque la decidía de anteriores gobernantes destruyeron este bien patrimonial. “Recibimos cuatro hierros viejos (…) Hoy renacemos como un fénix”, sostuvo el funcionario.

Actualmente, se recuperaron 500 kilómetros de línea férrea en los tramos Quito-Durán; Ibarra-San Lorenzo y en el Austro. A esto se debe sumar la remodelación de 32 estaciones de tren y la compra de nuevos ferrocarriles, lo que le han hecho un pilar que apuesta al desarrollo turístico, a dinamizar la economía nacional y en convertirse en un patrimonio de todos los ecuatorianos.

Carrera contó que el abandono que se vivió también afectó a las comunidades por donde pasaba el tren. Poblaciones como Cevallos, Colta, Sibambe, Alausí, Bucay, Yaguachi, entre otras vivían del ferrocarril, pero su sonido se apagó. Hoy viven una nueva vida. La Empresa de Ferrocarriles se unió a las comunidades para impulsar su economía. En cada estación, los moradores se organizaron para ofrecer a los turistas comida, artesanías, excursiones, guiarlos, música y sitios de hospedaje. Por eso, más de 10 000 personas trabajan con este sistema.

Cada día más personas quieren viajar en tren y para eso se alistaron paquetes especiales. Un pasaje cuesta 3,50 dólares y 1,65 para mayores de 65 años y para menores de 18 años. Este proyectos se llama Tren Social y pretende que todos los ecuatorianos se apropien del ferrocarril. Además, se aplican paquetes de un día y de dos días que cuestan desde 7 d hasta 35 dólares, dependiendo de los tramos y de las actividades que decida realizar. Y próximamente se abrirá el tren crucero que comprende un viaje de cuatro días y tres noches, que será el producto estrella de la Empresa.

“En el tren se puede ver al Ecuador con otros ojos”, sostuvo Carrera, quien se encuentra feliz de que poblaciones olvidadas estén floreciendo y que cuatro millones de ecuatorianos ganen con el tren de Alfaro. CIT/El Ciudadano