Saltar al contenido principal

Artesanos del austro se capacitan para conquistar compradores nacionales y extranjeros

Loja.- La agricultura y artesanía son el pilar económico de los habitantes de 13 comunidades rurales del municipio de Loja (sur andino), que buscan la perfección en sus productos para competir en el mercado nacional y en el exterior.
Para conseguir este propósito acceden a capacitaciones en normativas de calidad, desarrollo de mercados, registros comerciales, códigos de barra, registros sanitarios, entre otros, que ofrece la coordinación zonal 7 del Ministerio de Productividad (Mipro).

Germán Cabrera, técnico de la institución, explicó a Andes que esas técnicas han permitido que los artesanos se interesen por exportar y así mejorar sus condiciones de vida. Algunos lo han hecho a través del programa Exporta fácil que el Gobierno implementó para fomentar la inclusión de las micro, pequeñas, medianas empresas y  artesanos en los mercados internacionales.

Según el funcionario, a escala nacional se han realizado 18.314 exportaciones, beneficiando a 320 exportadores. Solo de enero a agosto de este año hubo 8.750 exportaciones.

De mayo a julio de 2013, en Loja tres artesanos accedieron a este servicio y enviaron zapatos, cerámicas, prendas de vestir, pinturas de óleo, sillas, hamacas, bufandas, alpacas, bolsos, textiles en cuero, bolsos, entre otros productos. Chile, Suiza y Australia fueron los países de destino.

Lo único que deben realizar es regirse a las regulaciones del mercado de destino, llenar el DAS (Declaración Aduanera Simplificada) y exportar un peso no superior a los 30 kilos y con un valor declarado no superior a los 5.000 dólares.

El Mipro estima que en Loja existen 2.500 artesanos dedicados a la confección de ropa, mecánica, estética y belleza, bisutería, muebles, cerámicas, orfebrería, textil, producción de alimentos, entre otros. De ellos, 1.100 fueron exonerados en el pago para obtener la patente municipal y acceden a las charlas de Exporta fácil para que sus artículos tengan un valor agregado.

Cristina Luna, artesana, también quiere enviar sus productos elaborados en corteza de plátano a otros países. Actualmente de los 2.000 pliegos de papel, el 70% lo vende en Quito y Cuenca, pero se capacita para buscar la perfección en sus acabados.

Al igual que ella, 50 artesanos de Loja son parte de un programa social que emprendió el municipio de esa localidad para darles las herramientas que les permitan obtener una marca propia y competir en el mercado nacional e internacional, expresó la funcionaria municipal Rosa Merino.

El programa tiene un Telecentro donde reciben capacitación y exponen collares, aretes y manillas elaborados con mullos, cuadros de madera la madera (pino canadiense) con metal, cerámicas, vestimenta tradicional de los saraguros, entre otros.

Esa muestra la realizan en un edificio- que tiene 60 años de construcción-  remodelado con apoyo de la Fundación Tecnalia y del Instituto de Patrimonio Cultural (INPC).(Andes)