Imprimir Enviar

22 audiencias y 20 asambleas se realizaron en consulta previa para la Ronda Suroriente

Quito (Pichincha).- A través del diálogo entre el Estado y las comunidades amazónicas de las provincias de Pastaza, Morona Santiago, Napo y Orellana, se realizó la consulta previa para la Ronda Suroriente, que licitará 13 bloques petroleros del Ecuador con el propósito de captar la inversión de las compañías nacionales e internacionales (estatales o privadas). El proceso lo lideran la Secretaría de Hidrocarburos (SHE) y el Comité de Licitación Hidrocarburífera (COLH).

La consulta previa inició con la capacitación a los equipos de trabajo territoriales y la instalación de puntos de información, que distribuyeron material informativo y comunicacional a la población en oficinas permanentes e itinerantes.

Los equipos de trabajo se trasladaron a lugares próximos y apartados de las zonas de influencia por vía terrestre, aérea y fluvial. El desplazamiento en vehículos, gabarras, canoas y avionetas se realizó con el afán de brindar la mayor cobertura posible a la consulta previa. La ciudadanía propone las audiencias públicas y proyectos de desarrollo que deberán mejorar la calidad de vida de las comunidades como beneficio concreto de una intervención petrolera en la región.

Grupos organizados y ciudadanos expresan sus puntos de vista y sugerencias, las mismas que serán incorporadas a los contratos con las empresas adjudicadas. Ecuador lleva más de 40 años como productor de petróleo, pero la Amazonía, zona de la que se extrajo el recurso, vivió en la pobreza.

El Presidente Rafael Correa, en la inauguración de la última ronda petrolera, dijo que esa realidad está cambiando en base a nuevos servicios, carreteras y demás insumos financiados con el 12% de las regalías, contempladas legalmente. “Todos los participantes tendrán las mismas oportunidades”, aclaró el Presidente a las empresas, detallando que en esta nueva etapa no se cometerán los errores del pasado.

Asimismo, el mandatario indicó que “los más prósperos serán los pueblos y las comunidades, pues no saldrá un solo dólar hasta no haber vencido la pobreza” y explicó que la Amazonía podría tener un 80% adicional a las reservas que actualmente posee el país, mientras 3.400 millones de barriles son las reservas comprobadas.

Ciudadanos que habitan en la zona socializaron sus criterios respecto al tema. Roberto Alvarado, de Puerto Ahuano (provincia del Napo) manifestó: “lo que no se ha hecho en la vida de un país político soberano lo está haciendo el Presidente Rafael Correa”. Otra ciudadana, Imelda, dijo que esperan que los ofrecimientos para las comunidades no queden en el escrito y que se les respete en la práctica.

Otros ciudadanos se pronunciaron a favor de la consulta previa y la presencia de las petroleras en la Amazonía, si trabajan con el menor impacto ambiental y beneficiando a los miembros de las comunidades en donde se instalarán las empresas. Carlos Orellana, habitante de Veracruz, expresó que hace falta salud y educación en el campo mientras que José Liqui, de la comunidad de Guamaní, dijo que “quieren desarrollo de la vialidad, la educación y la salud”.

“El puente del Río Palora es uno de los grandes proyectos consecuencia de los ingresos petroleros y mineros que hoy se está manejando de manera responsable”, expresó Luis Heras, Alcalde de Palora, en una de las reuniones para la consulta previa.

Asimismo, Sonia Gualaquiza (de la localidad de Arajuno) puso de manifiesto la carencia de transporte. “Sufriendo andamos caminando” agregó la ciudadana, mientras Jorge Gualam Arajuna explicó que “cuando venga la compañía petrolera requerirá personal y debemos estar preparados”. Ese comentario fue compartido por Cecilia Loor, habitante de Ávila Huiruno, quien dijo que la comunidad se capacita si quiere prestar un servicio a las petroleras. Otro ciudadano de Palora, Kléber Matute mostró su apoyo al proyecto petrolero al conocer que la explotación se realizará con la tecnología que contamine en lo mínimo el ambiente.

Con las implicaciones mencionadas, el proceso de consulta previa avanzó en su primera fase, en la que se intervino en 7 bloques con la implementación de 29 oficinas permanentes y 89 oficinas itinerantes y 3 oficinas en Macas y Puyo.

También se realizaron 22 audiencias públicas y 20 asambleas generales con activa participación comunitaria. Así, la voluntad popular valida la consulta que se organiza por primera vez en el país con la configuración de un encuentro democrático entre el pueblo y su gobierno. SAU/El Ciudadano