Imprimir Enviar

18 países dan el aval para el cambio del Sistema Interamericano de DD.HH.

Guayaquil (Guayas).- La renovación del Sistema Interamericano de Derechos Humanos es irreversible. Este día, 18 países del continente  y miembros del Pacto de San José acordaron impulsar la modernización y cambios en los organismos para velar por la defensa de los derechos fundamentales.
Guayaquil fue la anfitriona de este encuentro histórico, que buscará mejorar el trabajo de las organizaciones que se desprenden de la Sistema Interamericano. Es decir, de la Comisión y de la Corte Interamericanas de Derechos Humanos.

Luego de cinco horas de debate a puerta cerrada, los representantes de Ecuador, Brasil, México, Venezuela, Chile, Colombia, Bolivia, Perú, Costa Rica, El Salvador, Haití, Uruguay, Paraguay, Honduras, República Dominicana,  Guatemala, entre otros llegaron a ocho acuerdos.

“Han sido coincidencias en temas, incluso muy duros; pero ha sido una reunión de enorme importancia para el futuro y fortalecimiento del Sistema Interamericano de Derechos Humanos”, sostuvo el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

El primer acuerdo fue impulsar que todas las naciones que sean miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA)  se adhieran al Pacto de San José. Para eso habrá una delegación de cancilleres para que conversaran directamente con esos Estados.  La conformación de este grupo estará dirigida por el Ecuador.

En ese sentido, los 18 países acordaron que los miembros de la Comisión y de la Corte Interamericanas de DD.HH. representen a países que hayan suscrito este tratado. Este ha sido uno de los puntos fundamentales para el país, porque significa que habrá un equilibrio entre los derechos y obligaciones de todos los países miembros.

El segundo punto se encomienda a la Comisión Interamericana fortalecer los esfuerzos de promoción de los DD.HH., mediante el apoyo a los sistemas nacionales.

El tercer punto es convocar a los países del continente a asumir plenamente el financiamiento del Sistema Interamericano de DD.HH. En la mañana, el Presidente Rafael Correa, anticipó esta necesidad y dijo que se requerían 15 millones de dólares anuales para emprender con este fundamental cambio.

El canciller Patiño sostuvo que esta decisión no limitará la entrega de dinero por parte de países ajenos al sistema u organizaciones no gubernamentales. Pero este apoyo deberá ser no condicionado ni direccionado. Así lo decidieron las 18 naciones participantes.

El cuarto acuerdo  es proponer que todas las relatorías de la CIDH sean especiales y garantizar un financiamiento equitativo a todas. Hasta el momento, la Relatoría sobre la Libertad de Expresión recibía un millón de dólares y otras, como para la defensa de los derechos de las mujeres, tenían tan solo 50 mil dólares.

Sobre el tema del financiamiento, se acordó solicitar del Secretario General de la OEA un informe “detallado de los costos de funcionamiento de todos los organismos del Sistema Interamericano de DD.HH.”.

También se propondrá que se considere que la sede de la CIDH esté ubicada en un estado miembro de la Convención Interamericana de DD.HH. En este sentido, el canciller Patiño aclaró que Argentina es una posibilidad y que se analizará en los siguientes días.

Los dos últimos puntos son para dar continuidad a la conferencia de los Estados miembros de la Comisión y para que Ecuador se encargue de organizar el segundo encuentro.

El único tema en que no hubo consenso definitivo fue sobre la decisión de que la CIDH no dicte medidas cautelares. La posición de varias naciones, entre ellas el Ecuador, era que esa facultad sea entregada a la Corte Interamericana.

Estos planteamientos serán presentados en la reunión de la OEA que se cumplirá el 22 de este mes y donde se tomará una decisión final. CIT / El Ciudadano